Decoración

Iluminación Estilo Campo

Objetos y herramientas rurales se convierten en artefactos que dan luz y calidez a los hogares
Verónica Salamanco

Una tijera de tusar, una llave inglesa, un par de yuguiyos, un balancín, un farol o la vieja plancha a carbón de nuestra abuela pueden convertirse en piezas de valor estético y brindar luz y calidez a nuestros ambientes.

Esa es la propuesta de Alberto Salamanco, médico veterinario retirado de la vida profesional que encontró este camino para encauzar su natural habilidad para las manualidades. “El obligado tiempo libre de ningún modo me ha alejado del disfrutar de mi entorno. Entre otras tantas actividades incursioné en el terreno de las artesanías orientadas a iluminar de una manera original casas, quinchos, cabañas, estancias, etc”, nos cuenta.

Los elementos de iluminación “estilo campo” son confeccionados con objetos que otrora fueran de uso diario de los hombres y mujeres que habitaban chacras y estancias de nuestro país. Olvidados en algún rincón de las casas, escondidos en galpones o apilados entre la chatarra, estos objetos son rescatados y puestos en valor para que vuelvan a ser parte de la vida cotidiana. Alberto recorre chacras, ferias, remates y cualquier camino que lo lleve a estos materiales que alguna vez también fueron parte de su vida, ya que se crió en Pirovano en el establecimiento La Bota, marca que hoy eligió para su emprendimiento como homenaje.. “No hay dudas respecto del reconocimiento a la dura historia que gestaron nuestros abuelos y nuestros padres. Somos herederos afortunados del sacrificio, el tesón y la sabiduría que los caracterizaron”, señaló desde su taller ubicado a los pies del cerro en Balcarce.

Cada objeto es trabajado en forma minuciosa. Si es necesario se sacan los rastros de óxido y luego se los somete a un proceso de arenado. Luego se diseña la lámpara y se procede a su armado: se suelda, se pinta, se monta sobre madera y se hace la instalación eléctrica necesaria. Un proceso que insume muchas horas para cada objeto, pero que se compensa con la satisfacción del producto terminado: veladores, lámparas de pie, apliques y originales lámparas de techo.

Salamanco está elaborando un catálogo de las 200 piezas que ya lleva hechas en esto que empezó como un hobbie y se convirtió en un emprendimiento. “Pronto estará on line y asñu tendremos un canal de comercialización para cualquier punto del país”, señaló Alberto, a la vez que está gestionando espacios en ferias para que la gente pueda apreciar sus productos en forma directa.