Frigoríficos

Frigorífico Bermejo declaró pérdidas por $13,5 millones

Las ventas netas de Frigorífico Bermejo en octubre-diciembre del año fueron 45,4% superior a la registrada en el período anterior, mientras que los gastos de comercialización y administración subieron 52% y 80% respectivamente
Valor Soja
9 de Febrero de 2017

El año 2016 la industria frigorífica exportadora argentina registró un período crítico a causa de un combo integrado por "atraso cambiario", costos crecientes y competencia desleal en el mercado interno.

El Frigorífico Bermejo -localizado en la localidad salteña de Pichanal- registró en el último trimestre de 2016 una pérdida neta de 13,5 millones de pesos versus un resultado negativo de $19,4 millones en el mismo período del año anterior. La empresa además informó un Patrimonio Neto negativo de $10,3 M al 31 de diciembre pasado.

Las ventas netas de Frigorífico Bermejo en octubre-diciembre del año pasado sumaron 259,6 millones de pesos, una cifra 45,4% superior a la registrada en el período anterior, mientras que los costos de ventas fueron de 239,8 M/$ (+32%). Pero los gastos de comercialización y administración subieron 52% y 80% respectivamente para ubicarse en 25,5 y 14,5 M/$, según datos del último balance presentado ante la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Los mayores gastos del trimestre fueron sueldos y cargas sociales con 33,3 M/$ (+49,8% que en el mismo período de 2015); impuestos, tasas y contribuciones con 6,70 M/S (+54,2%); fletes con 6,61 M/$ (+44,0%) y electricidad, gas y comunicaciones con 2,60 M/$ (+95,4%).

Frigorífico Bermejo -industria habilitada para exportar a Chile y la Unión Europa- es controlado por la compañía Inversora Juramento de la familia Brito (propietaria de Banco Macro). La mayor parte de la producción se comercializa en el NOA (cuenta con una red de carnicerías propias). En 2016/17 la empresa recibió un cupo Hilton de 220 toneladas versus 160 toneladas en el ciclo anterior.

La situación del sector frigorífico comenzaría a mejorar este año a partir de un menor precio local de la hacienda combinado con reintegros a las exportaciones de 4,3% a 5,8% (dependiendo del tipo de corte bovino)