Aapresid 2017

Desafíos de la agricultura digital: grandes cambios que se avecinan

Rodrigo Santos (Monsanto); el economista y consultor Ignacio Peña y Federico Trucco, director de Bioceres, ofrecieron sus visiones. Video
Aapresid

Tres expertos compartieron sus visiones acerca de los grandes cambios que propone la tecnología en las prácticas agrícolas y la necesidad inminente de adaptación que requiere el nuevo escenario mundial por parte de los productores y empresarios del sector durante el XXV Congreso Aapresid "Kairós, el tiempo de los nativos sustentables".

Rodrigo Santos, responsable de Monsanto en Latinoamérica, enfatizó durante su presentación acerca del desafío que espera a Sudamérica en relación a la adaptación a la agricultura digital. "Estamos en una maratón y debemos apurarnos" manifestó, asegurando que es menester mejorar las prácticas agrícolas de cara a un futuro que ya es inminente. "Por el crecimiento poblacional, necesitaremos producir la misma cantidad de alimento que producimos en los últimos años para los próximos 50", vaticinó Santos, entendiendo que éste objetivo sólo es posible de la mano de la eficiencia que promete la agricultura digital.

Asimismo, Santos declaró que desde Monsanto ya lanzaron una plataforma digital que permite el monitoreo digital minucioso cada 10 metros de campo, habilitando así al productor a tomar decisiones precisas e inteligentes. "La tecnología facilita entender lo que el suelo necesita. Se puede determinar cuál es la fecha perfecta de siembra, de cosecha, qué densidad variable de semillas se puede tener en determinada parte del campo", explicó, entre otras ventajas que ayudan a controlar los resultados del proceso productivo de manera eficaz. "En vez de hacer un promedio tomamos datos precisos a partir de algoritmos", prosiguió Santos, agregando que se trata de una tecnología que ya está siendo utilizada en más de 10 mil campos en EEUU, y que acaba de ser de lanzada en Brasil y está en proceso de prueba en Argentina.

Al mismo tiempo, el representante de Monsanto reconoció que no sólo existe el desafío de batallar contra la situación poblacional, sino también es necesario pensar cómo producir más con menos recursos, pero con técnicas de preservación adecuadas. El empresario, manifestó que la agricultura digital no reemplaza las revoluciones anteriores, sino que optimiza el uso de todo lo que se viene utilizando. "Biotecnología, biogenética, mejores prácticas agrícolas, tratamiento de semillas. Todas se van a maximizar combinando las mejores soluciones para el productor", aseguró.

Por su parte, el economista y consultor internacional Ignacio Peña, aseguró que si bien la agricultura de precisión es un enorme avance, la revolución es aún más profunda. Dada la cantidad de datos que generan las nuevas tecnologías. "Cualquiera que tenga esta información y sepa usarla, va a saber más de nuestros campos que nosotros mismos", dijo agregando que "esto genera nuevas relaciones de poder".

Peña aseguró que otra revolución inminente de la mano de las nuevas tecnologías es la que permite generar por ejemplo carnes sintéticas, producto cuyo lugar en el mercado es cada vez más competitivo: "La primera hamburguesa de carne sintética costó 275 mil dólares y hoy cuesta 10", ejemplificó, llamando a los productores a "prepararse rápido" ante los nuevos escenarios que propone el avance tecnológico y los nuevos tipos de consumo. "Si no lo hacemos podremos sufrir lo mismo que en la Patagonia, cuando aparecieron las fibras sintéticas",vaticinó.

Como posibles soluciones a estos nuevos escenarios declaró la necesidad de realizar un "puente hacia la abundancia", conectando con las opciones que ofrece la agricultura digital al mismo tiempo que pensando estrategias innovadoras propias. "No sólo comprar tecnología afuera, sino también crearla en función de las necesidades y demandas del mercado local y entendiendo que sostener los modelos tradicionales implicaría que la escasez esté garantizada".

Federico Trucco, director de Bioceres, fue el último expositor del panel e hizo hincapié en la necesidad de crear soluciones que integren las características propias del ambiente a analizar. "La productividad de un ecosistema depende del ambiente; si aplicamos fórmulas terminamos obteniendo resultados erráticos", declaró a partir de las experiencias realizadas en su empresa. Asimismo agregó que es a través de la agricultura digital que se pueden generar estrategias de soporte al cliente, teniendo en cuenta que el producto no es el mismo para todos los lugares.

Respecto a los distintos usos posibles de las plataformas digitales, Trucco explicó que no sólo sirven para tomar mejores decisiones a nivel productivo, sino que también habilitan el uso del e-commerce, la gestión de marketplaces especializados, o la opción de monitorear un negocio con sistemas de gestión alojados en la nube, así como acceder a coberturas satelitales contra riesgos de sequía, entre tantas otras posibilidades.

Según detalló, "estas cosas ya están pasando y Argentina tiene un protagonismo en esto. Hay empresas que fabrican nano satélites que permiten operar de forma más precisa en el proceso de monitoreo. Esa es la revolución que viene", concluyó.