MAQUINARIA

"Hay que prepararse para un cambio de paradigma"

Raúl Crucianelli, preisdente de CAFMA, repasó la actualidad del sector, y desplegó su visión de lo que es necesario para crecer.
Chacra

"A diferencia del año pasado, cuando veníamos con mucho receso, este año la demanda se normalizó", evalúa Raúl Crucianelli, titular de la fábrica de sembradoras que lleva su apellido en Armstrong, Santa Fe, y presidente de la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA).

"El productor está en otras condiciones económicas y eso ahora nos presenta grandes desafíos". Para el dirigente, se está viviendo un cambio de paradigma importante y hay que estar preparados mentalmente para adaptarse.

Entre los industriales de maquinaria agrícola, en su mayoría radicados en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, hay muchos que están reinvirtiendo, incorporando personal, profesionalizando la actividad, mientras otros empresarios siguen esperando que los cambios surjan desde afuera. "Tenemos que sacarnos de la cabeza eso de que siempre va a venir alguien a ayudarnos. Antes tenemos que hacer muchos deberes puertas adentro", afirmó Crucianelli.

Crucianelli observó que "dentro de cada sector hay colegas que están trabajando bien y otros que están trabajando medio día. Me parece que se están empezando a notar las diferencias entre las actitudes y la forma de trabajar de cada emprendimiento, ya que algunos se quedan esperando a ver qué van a reclamar o van a volver a pedir, mientras otros avanzan.

En relación al rol de los funcionarios, Crucianelli dijo que "por supuesto, quienes están gobernando tendrán que hacer lo suyo porque si no, estaremos remando en dulce de leche, y se va a hacer pesadísimo. Tenemos todas las ganas, pero éste sigue siendo un país caro. Por ahora los anuncios no pasaron de anuncios. Tenemos que achicar la carga impositiva y para eso hay que achicar el Estado".

El presidente de CAFMA indicó que en la actualidad el sector tiene una carga impositiva que representa el 40% del valor de una máquina. "Con estos números no podemos exportar ni competir con las multinacionales que quieren venir a Argentina. Si queremos apertura tenemos que tener herramientas. Para eso, el achique del Estado es fundamental, así como el cambio en el sistema laboral", agregó.

Recientemente llegado de Agritechnica (Hannover), a Crucianelli lo que más le impactó no fueron las últimas tecnologías aplicadas a la maquinaria en todo el mundo -avances realmente notables- sino el cambio de escenario que se está gestando a nivel global. "La feria es interesante en sí, pero lo que más me preocupó fue algo que se empieza a vislumbrar. Todos están pensando en fabricar para el mundo, y nosotros todavía nos quedamos pensando en Río Cuarto, Villa Mercedes, La Pampa... pero nunca pensamos globalmente". Mirando hacia adelante, el desafío que se le presenta a la industria requiere de una apertura mental.

Otra tendencia está dada en relación a la exigencia por los alimentos sanos, esto es, desde la trazabilidad hasta las buenas prácticas, pasando por el cuidado del suelo, del agua y de todos los recursos. Este impulso que nace del consumo va hacia atrás en la cadena, ya que se traslada a los supermercados, ellos a sus proveedores, y los productores a los fabricantes de maquinaria. "Debemos aggiornarnos al mundo, porque todavía no les prestamos mucha atención, y seguimos haciendo lo mismo", advirtió Crucianelli.

En relación al mercado externo, desde CAFMA se realizaron varias misiones comerciales a destinos que resultan estratégicos para la maquinaria agrícola argentina. En Sudáfrica se está trabajando en campos experimentales junto con el INTA, aplicando la siembra directa con muy buenos resultados. En Europa del Este hay también mucho interés por los equipos argentinos, tanto de arrastre como autopropulsados. La Cámara está abocada a la búsqueda de un especialista que se dedique al comercio exterior, y que haga el primer avance en cada destino, con misiones comerciales, reuniones con distribuidores y fabricantes, etc. "De esta manera, CAFMA busca dar el empujoncito que necesitan las empresas para luego continuar trabajando en cada país al que quieran exportar", señaló el presidente de la entidad fierrera.

Crucianelli considera que "esa labor debe estar acompañada con líneas de crédito que ayuden a exportar la maquinaria, ya que no hay modo de ingresar a otro mercado si no es con la financiación adecuada. Hubo anuncios oficiales de que iban a emitirse líneas del BICE, pero todavía no se concretaron.

Respecto de las expectativas para el próximo año, Crucianelli fue prudente: "Si tenemos estabilidad política, se cumplen los anuncios, y el clima y los precios internacionales acompañan, vamos a tener un año medio. Es importante poder amesetar la actividad a largo plazo después de tantos años de altibajos. Las curvas del serrucho no nos permitían proyectar ni pensar en el futuro". 

(Mäs información en revista Chacra impresa de Diciembre 2017)