AGRICULTURA

Neuquén cerró la canilla al pedido de agua de Buenos Aires

La Legislatura emitió un despacho en contra del trasvase del río. Plantearon que es necesaria una ley que prohíba los desvíos de cauces neuquinos.
Diario Rio Negro

 05-04-18 Le bajan la compuerta y le ponen otro candado a la solicitud de la provincia de Buenos Aires de trasvasar agua del río Negro al Colorado. Ayer la comisión de Medio Ambiente de la Legislatura neuquina aprobó una iniciativa contra esa solicitud, que deberá sancionar la Cámara la semana próxima. Por otra parte, preparan un proyecto de ley que prohiba de ahora en más el trasvase de ríos, una protección que sí contempla la legislación de Río Negro.

Elías Sapag, representante de Neuquén ante la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), expuso en la comisión los motivos para oponerse a la solicitud de Buenos Aires de trasvasar un caudal de 201 metros cúbicos por segundo del río Negro al Colorado para desarrollar un plan de irrigación de 600 mil hectáreas en dicha provincia.

Un rumor instalado ronda y dice que "si el agua sobra y la tiramos al mar, mejor dársela a Buenos Aires". Pero para Sapag el agua no alcanza; no se hicieron los estudios, ni presentaron informes de cómo quieren realizar las cosas y sostuvo que pese a ello intentan atropellar a dos provincias.

El 4 de abril del 2017 el subsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca bonaerense, Miguel Tezanos Pinto solicitó 201 m3 de agua, pero según Sapag "hoy el ingreso de agua a la cuenca del Limay y el Neuquén es de 150 m3/s. Ahora erogamos 500 m³/s y entran 150 m³, si necesitan 200 más, vaciamos las presas".

Desde la AIC afirman que existen varios motivos para estar en contra del pedido del gobierno de María Eugenia Vidal. El primero es jurídico, ya que la provincia de Río Negro tiene la Ley 1906 que prohibe el trasvase. Además sostuvo que Neuquén va a trabajar en una ley de este tipo. "Necesitamos una ley espejo con la de Río Negro. Se debe citar a la comisión interdisciplinaria de Río Negro y Neuquén para tratar el tema porque somos una sola cuenca", dijo Sapag.

En segundo lugar, debe haber un proyecto de viabilidad técnica en el que se diga la traza del canal, qué tierras regará y con qué estudios ambientales. "No se sabe nada y hay que tener precaución, sobre todo en esta época que vemos que el cambio climático nos lleva 10 años de sequía", indicó.

Desde la AIC se aprobó el estudio de disponibilidad para ver qué consume la región y los proyectos que existen. "Tenemos pendientes nuevas áreas bajo riego en Mari Menuco, en Río Negro. La AIC no se opone a proyectos productivos razonables", dijo y agregó que, sin ir más lejos, autorizó la realización de un acueducto en Patagones para criar 50 mil cabezas de ganado, iniciativa que requiere de sólo 1,5 metros cúbicos por segundo.

Para Sapag se trata de ser racional y no atropellar. Sostuvo que la AIC siempre que las provincias necesitaron agua, lo aprobó por unanimidad, pero en este caso las cosas se hicieron sin inteligencia.

"No se puede atropellar con el poder de los votos de la provincia de Buenos Aires o de Nación a dos provincias en desarrollo. No deberían crear expectativas a la gente de campo de Buenos Aires que está esperanzada en esto. El más poderoso debe ser el más solidario y humilde", concluyó.