MAQUINARIA

Contratistas y fabricantes de maquinaria agrícola anticipan una caída en ventas del 20% este año

La menor cosecha frenó la demanda y las altas tasas de crédito complican el financiamiento del sector.

07-06-18  La sequía y luego la llegada de las lluvias a lo que se suma las altas tasas que puso el Central del 40% y desde ya la disparada del dólar, se siente y fuerte en la industria metalmecánica. Primero y principal es que la compra de maquinaria agrícola por parte del productor esta parada. Muchos decidieron cancelar las compras desde abril pasado. Y es que el menor rendimiento por hectárea conlleva a una merma en la rentabilidad un tema que siente el contratista que debió acceder a bajar sus pretenciones a la hora de levantar la producción.

Ambos sectores alertan que será difícil cumplir con créditos y menos aun si no hay financiamiento.

La actividad anticipa una baja del 20% en 2018

"Los fábricantes de sembradoras tienen poca actividad, el resto de los sectores como cosechadoras, pulverizadoras, entre otras, está quieto", señaló a BAE Negocios, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Raúl Crucianelli quien agregó: "Esto es producto de la turbulencia financiera que se sumo a la sequía y luego al exceso de agua, lo que hace que haya pocas ventas".

Para colmo de males los fabricantes vienen reclamando que los créditos que otorga el Gobierno a tasa subsidiada no sean de la partida para los de origen extranjero, "Hoy las máquinas importadas pueden acceder a los préstamos del BICE. Es decir el impuesto argentino es una ayuda para lo que se hace afuera", dijo Crucianelli.

Desde el Ministerio de la Producción, el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, aclaró que "hay un compromiso de parte de las empresas extranjeras de que las máquinas tengan un contenido nacional importante y eso fue aceptado por las cámaras del sector".

Para el responsable de Cafma "en los primeros cinco meses del año hay una caída de la actividad del 25% respecto del año pasado y se va camino a una baja total del 20% a fines de 2018"

De la otra vereda están los contratistas.

Responsables de levantar la cosecha por estas horas y donde el panorama también es complicado.

En diálogo con este diario, el presidente de la Cámara de Contratista de la provincia de Buenos Aires, Fredy Simone subrayó "que las cosas están mal a partir de una devaluación que nos golpeó mucho algo que no quiere reconocer el productor con lo cual si se había cerrado a un costo de u$s80 por hectárea hoy no se quiere pagar más de 50 dólares en el caso de la soja y en el maíz paso de los u$ss100 a u$s80".

Además nuestros costos aumentaron un 21%, un ejemplo claro de esto es que precio del gasoil paso de 19 pesos el litro a 26 pesos", afirmó Simone.

En referencia a los créditos que se tomaron en dólares, el dirigente explicó que la movida del tipo de cambio hizo que pagarlo cueste más dado que nuestras tarifas no están dolarizados a diferencia del productor que mantiene sus granos en dólares".

En definitiva el panorama no es alentador. Un trabajo del coordinador del Programa Nacional Agroindustria y Agregado de Valor del INTA, Mario Bragachini sostuvo que con la actual realidad del mercado se estaría en una facturación total de la industria nacional (mercado interno más exportación) de u$s800 M contra u$s1.170 M de año pasado, o sea que habrá una caída del 32% respecto de 2017 que fue récord.

El análisis está estimado bajo los supuestos que incluyen medidas positivas de la banca para facilitar la toma de créditos con tasas convenientes, una mejor condición climática que permita mejores expectativas de producción de trigo, avena, legumbres de invierno y pasturas como alfalfa pura y un acomodamiento paulatino de los perfiles de humedad de suelo a octubre, noviembre y diciembre 2018 para una promisoria cosecha estival 2018/19 y también precios internacionales de los commodities sostenidos con un valor del dólar que siga la inflación.

Fuente: BAE