MAQUINARIA

El primer trimestre golpeó fuerte la venta de "fierros" agrícolas

Un análisis de la Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana muestra la baja para cosechadoras, tractores y sembradoras.

11/09/2018 - La venta de maquinaria agrícola cayó en el segundo trimestre del año respecto del primero, según datos publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Esto afecta, de acuerdo al trabajo, al empleo industrial de localidades de Córdoba, Santa Fe y la provincia de Buenos Aires, donde se encuentran la mayor cantidad de fabricantes.

Según análisis interanuales llevados a cabo por el Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), en todos los rubros se observa una merma en la venta que comenzó el tercer trimestre del 2017 hasta la actualidad

Por rubro, en el segundo trimestre 2018 versus el mismo período de 2017, el mercado se comportó de la siguiente manera: en las cosechadoras, la disminución de venta fue del 52%; le siguen los tractores e implementos, cuyas caídas fueron de 28% y 24% respectivamente; y finalmente las sembradoras tuvieron una baja del 20%.

La venta de tractores cayó un 28 por ciento durante el segundo trimestre del año.

Esta reducción en las ventas se debe, en gran parte, a la sequía, la limitación del acceso de los créditos por la en las tasas de interés, y la crisis cambiaria que alteró las decisiones de compra y generó cambios de precios relativos.

Respecto del origen de la maquinaria, no se nota una gran diferencia en el caso de las cosechadoras, ya que las ventas de origen nacional se atenuaron en un 31% en comparación con las de origen importado, cuyo descenso fue del 29%.

Para las sembradoras, las ventas bajaron un 20 por ciento si se compara el nivel de ventas del segundo trimestre 2018 versus el del 2017. 

En cuanto a los implementos, los importados disminuyeron un 28% y las máquinas nacionales un 22%. En el caso de los tractores el contraste es más notorio: los equipos de origen nacional cayeron un 22% y los importados solo un 3%. En el total de las ventas se observa un gradual descenso en la participación de maquinaria de industria nacional en los últimos años.