TAMBO

El sector lácteo abre el camino para las exportaciones

La intención es hacer la exportación viable y constante para equilibrar el mercado de la leche en Brasil, en Río Grande del Sur, Santa Catarina y Paraná
8 de Octubre de 2018

 08/10/18 El sector lácteo brasileño dio el puntapié inicial para la creación de una política de exportación de su producción lechera. Los primeros lineamientos fueron trazados en Brasilia, en una reunión entre la Sindicato de la Industria de Productos lácteos y Productos Derivados (Sindilat), la Confederación Nacional de la Agricultura (CNA), el Banco Nacional de Desarrollo Social y Económico (BNDES) la Agencia Nacional de Exportación (Apex), la Organización de las Cooperativas Brasileñas (OCB), la Asociación Brasileña de Lácteos (Viva Lácteos) y sindicatos.

Según el secretario ejecutivo del Sindilat, Darlan Palharini, "la intención es hacer la exportación viable y constante para equilibrar el mercado de la leche en Brasil, que está en crecimiento, principalmente en los estados de Río Grande del Sur, Santa Catarina y Paraná". De esta forma, la producción excedente tendría un mercado adecuado y el productor, una previsibilidad mayor sobre el precio mínimo retributivo.

"Sólo los tres estados del Sur, hasta 2025, deben responder por el 50% de la producción nacional. Con el aumento de la productividad, será necesario regular stock y ser competitivo en el mercado nacional e internacional ", explicó Palharini.

El proyecto cuenta con metas de corto, mediano y largo plazo. Se trazaron seis puntos prioritarios de discusión y análisis: agenda regulatoria, inteligencia de mercado, promoción comercial, financiamiento para producción, industrialización y capacitación para la exportación, competitividad e investigación y desarrollo.

"Nuestra idea fue alinear pensamientos y acciones a nivel nacional para que el sector, unido, consiga no ser más rehén de las crisis económicas o de la oferta de leche, que tanto interfiere en el precio", afirmó Palharini. Las prioridades serán acciones en pro de la certificación sanitaria de la producción y del aumento de productividad a costos competitivos, paritarios con el mercado mundial.

Fuente: Sindilat.