ACTUALIDAD

Las Cadenas de Valor piden una economía previsible

Las cadenas aportarán más de 30 mil de millones de dólares al producto bruto nacional. Reclaman que se estabilice la macroeconomía.
6 de Diciembre de 2018

 En el Encuentro de Cierre de Año, las Cuatro Cadenas de Valor de la Agroindustria Argentina: Acsoja, Argentrigo, Asagir y Maizar, destacaron la apertura de mercados que se dio en el marco del G20, pero señalaron la necesidad de políticas públicas que permitan el desarrollo del sector.

Según un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en conjunto, las cadenas aportarán más de 30 mil de millones de dólares al producto bruto nacional en la campaña 18/19. En este sentido, desde las cadenas indicaron que el fortalecimiento del sector tiene importancia económica pero también social, a partir de la generación de empleo: "Somos oferentes de múltiples productos de la agroindustria nacional, que generan inversiones y cientos de miles de puestos de empleo. Nuestro sector es uno de los más dinámicos y el principal generador de divisas".

A futuro, las cadenas proyectan maximizar sus ventajas comparativas, accediendo a las nuevas tecnologías, e invirtiendo capital en modernización para estar a la altura de los principales países productores de alimentos y bioenergías: "Si queremos ser el Supermercado del Mundo y seguir contribuyendo con la reconstrucción nacional, necesitamos políticas acordes, que nos permitan producir y exportar cada vez más".

Lee también: Argentina y Holanda fomentan la cadena hortícola

En relación a este punto, las cadenas destacaron las reuniones bilaterales gestadas durante el G20, que dieron como resultado acuerdos de cooperación, inversión y acceso a mercados de productos agroalimentarios, a la vez que expresaron una necesidad de potenciar las exportaciones a partir de la creación de valor agregado y trabajo local.

Respecto al rol del Estado ante algunas políticas proteccionistas que implementaron los mercados tradicionales, señalaron que "es fundamental definir políticas que equilibren la cancha de modo que podamos incrementar la participación del agregado de valor en nuestras exportaciones y que no suceda lo contrario. Con este objetivo, debemos promover negociaciones bilaterales y del Mercosur, para firmar acuerdos de libre comercio".

En esta línea ampliaron: "Hay cambios que se vienen propiciando en el sistema regulatorio europeo, que pueden impactar fuertemente sobre las economías de nuestra región. La adopción de criterios de peligro en reemplazo de criterios de evaluación de riesgo sanitario afecta sensiblemente el uso de fitosanitarios. Es clave articular acciones entre los sectores público y privado para consolidar la estrategia de defensa junto a los otros países afectados".

Lee también: Crece la producción avícola en Catamarca

Otro tema polémico fue la Ley de Semillas, necesaria para "brindar las condiciones para incentivar la investigación y desarrollo, tanto público como privado, de manera que todos los cultivos cuenten con los mejores programas de mejora genética, lo que resultará en semillas de calidad para el productor argentino"; acompañada por la expansión en el uso de las Buenas Prácticas agropecuarias, para reducir el impacto en los recursos. En este sentido, manifestaron como pendiente "corregir los problemas que ocasionan las asimetrías entre las regulaciones municipales, provinciales y nacionales, en relación a las aplicaciones de fitosanitarios".

Por último, afirmaron que "los impuestos, la evasión impositiva, la inflación y los vaivenes en el tipo de cambio también dañan la competitividad. Exportar no es algo que se haga de un día para otro; nuestras cadenas, para desarrollarse, requieren previsibilidad. Confiamos en que nuestros gobernantes podrán encauzar el devenir económico futuro. Estabilizar la macroeconomía resulta una condición necesaria".