EMPRESARIAS

Pérez Companc compra parte de firma productora de biodiesel

A través de su empresa vinculada al agro, el holding de Pérez Companc ingresa al capital de Patagonia Bioenergía Holding.
4 de Enero de 2019

 La familia Perez Companc acaba de ingresar al capital de una de las principales empresas productoras de biodiesel de la Argentina. A través de su controlada, Molinos Agro, el holding creado por uno de los hombres más ricos de la Argentina selló la compra del 33% de las acciones de Patagonia Bioenergía Holding, cuya planta productora se encuentra ubicada en la localidad santafesina de San Lorenzo.

Si bien no trascendió el monto de la operación, fuentes del mercado explicaron que Molinos Agro ya produce a façon en el establecimiento industrial de Patagonia Bionergía, empresa con la cual firmó en el 2011 un acuerdo para asistirla financieramente en los proyectos de inversión pensados para ampliar la capacidad productiva instalada.

El desembarco accionario fue informado por Molinos Agro a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires mediante un comunicado en el cual se aclara que adquirió acciones representativas del 33% del capital social y de los votos de Patagonia Bioenergía Holding 1, SL y Patagonia Bioenergía Holding 2, SL.

Además de utilizar aceite de soja como su materia prima principal, está desarrollando y mejorando cultivos alternativos como la jatropha y la camelina, plantas con capacidad para producir aceites para biodiesel en zonas marginales, que no son aptas para cultivos tradicionales.

En el caso de Molinos Agro, fue creada por la familia Perez Companc a mediados del 2016 com parte de la reorganización societaria de Molinos Río de la Plata. Su marco de negocio está asociado a las actividades de compra, acondicionamiento e industrialización de granos y oleaginosas para lo cual se escindieron esas actividades de la compañía alimenticia en julio del 2016. Y desde junio de 2017, Molinos Agro cotiza públicamente sus acciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

En su último balance informa un resultado antes de impuestos de $787,5 millones, un cargo a perdida en concepto de impuesto a las ganancias de $343,8 millones y una ganancia neta de $443,7 millones, reflejando la buena performance de sus exportaciones de granos y subproductos.

A nivel patrimonial, el capital de trabajo de la Molinos Agro disminuyo de $2.044,7 millones al cierre de marzo del 2017 hasta $767,2 millones fines de marzo del 2018. Es decir, una disminución neta de $1.277 millones debido, principalmente a un aumento de las deudas comerciales en $1.842,4 millones, originado por el pago diferido de materias primas a corredores, acopiadores y productores.

También por las retenciones a las exportaciones prepagadas que hizo que la sociedad pasara de tener un crédito de $779,5 millones al 31 de marzo del 2017, a un pasivo por $314,5 millones, producto de la falta de ventas al exterior, posponiendo el prepago de derechos.

En este marco, su deuda financiera neta disminuyó de $1.857,2 millones a $1.081,5 millones en el mismo período, como consecuencia de los ingresos de fondos proveniente de la reducción del capital de trabajo y por la buena performance en la originación de fondos provenientes de las actividades operativas.

Uno de esos procesos estuvo centrado en la ampliación de la capacidad de almacenaje de la planta de San Lorenzo, la cual demandó erogaciones por $600 millones.

En la actualidad, Molinos Agro es controlada por Santa Margarita LLC, que a su vez tiene sede en el Estado de Delaware, Estados Unidos de América, y domicilio en Suipacha 1111 de Capital Federal. La sociedad controla 48,76% del capital de Molinos Agro mientras que la familia Perez Companc posee otro 26,25%. 

Fuente: iProfesional