AGRICULTURA

El ciclo agrícola 2018-2019 empieza a dar buenas noticias

La producción de trigo se ubicaría en una cifra cercana a las 19 millones de toneladas, el mayor volumen histórico y aportaría casi US$ 3.000 millones.
11 de Enero de 2019

 En estos días está finalizando la cosecha de los cultivos de invierno del ciclo 2018/2019 y, según la Fundación Mediterránea (FM), viene "con muy buenos resultados en materia productiva".

En el caso del trigo, la producción se ubicaría en una cifra cercana a las 19 millones de toneladas, según las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos y la Secretaría de Agroindustria de la Nación.

"Considerando registros oficiales históricos, se trataría del mayor volumen de este cereal producido en Argentina", dice Juan Manuel Garzón desde la FM. En el caso de la cebada, el segundo cereal de invierno relevante, la producción se ubicaría en un rango de entre 3,8 y 4,6 millones de toneladas, según los últimos relevamientos de las dos instituciones mencionadas.

"Una cifra que si bien no es record se aproximará mucho a los mejores años", dice Garzón.

Desde el cambio de Gobierno y la menor intervención en el mercado, la producción de trigo muestra una recuperación notable, con tres campañas consecutivas por encima de las 18 millones de toneladas, un volumen muy superior al que se lograra, por caso, durante los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner, en particular del segundo, en el que el volumen apenas promediaría 10,5 millones de toneladas.

"Tanto el deterioro del negocio generado por Derechos de Exportación agresivos y discrecionalidad en la asignación de permisos de exportación como la mejora sucedida al cambio de reglas de juego se ven reflejados en la dinámica de las exportaciones de trigo de los últimos quince años.

Durante los años de Gobierno de Néstor Kirchner (2004/2007) los envíos de trigo al mundo promediarían 9,7 millones de toneladas, en la primera gestión de CFK (2008/2011) la cifra bajaría a 6,5 millones mientras que en la segunda (2012/2015) a 5 millones. En los tres primeros años de la actual gestión (2016/2018), las exportaciones subirían a 11,7 millones de toneladas.

Finalmente, se estima que en este 2019 podrían exportarse unas 13 millones de toneladas, 11% más que los envíos promedio de los últimos tres años, y más del doble del volumen que se colocara entre los años 2008 y 2015 (5,8 millones de toneladas anuales)", dice Garzón.

El crecimiento esperado en las exportaciones de 2019, además, permitirán seguir recuperando participación en el mercado global.

Debe recordarse que entre 2004 y 2007, Argentina tuvo un market share mundial de más del 8%, pero llegó a bajar al 3,3% en el segundo mandato de CFK. Para 2019 se estima que este porcentaje podría ubicarse por encima del 7%, habiéndose recuperado ya buena parte del mercado perdido en el período 2008-2015.

Asimismo, "la recuperación de los volúmenes de trigo producidos y exportados debe también verificarse en el ingreso de divisas". En efecto, entre los 2016/2018 el trigo aportó un promedio de US$ 2.240 millones anuales en concepto de exportaciones, casi US$ 1.000 millones adicionales a los que se verificaron entre los años 2012/2015 (US$ 1.331 millones). "Para 2019 se estima un flujo de divisas de US$ 2.990 millones (13 millones de toneladas a un FOB promedio de US$ 230), 20% más que las divisas generadas en 2018 (US$ 2.490 millones).

El trigo ha sido históricamente importante en el ingreso de divisas del país, en particular en determinados meses del año. Se espera que, en 2019, el cereal explique el 4,4% de las divisas totales generadas por el país en la exportación de productos. En el período 2012/2015, cuando fuese muy castigado por la política económica, las exportaciones de trigo solo aportaban el 1,9% de las exportaciones totales", recuerda Garzón.

Los envíos de trigo tienen una estacionalidad marcada asociada a la ventana de cosecha (noviembre / enero). Pensando en el 2019, y si se repite el patrón observado en los últimos dos años, cerca del 50% de las divisas que aportaría el cereal (unos US$ 1.500 millones) deberían ingresar en el primer cuatrimestre de 2019.

A la buena campaña en materia productiva se suman precios internacionales ubicados en un nivel atractivo (FOB Puertos Argentinos) y precios nivel productor de los más altos de los últimos diez años (medidos en poder de compra de una canasta básica de bienes y servicios de consumo).

Con respecto a los precios de exportación (FOB Puertos Argentinos), los valores observados al cierre de 2018 y comienzos de 2019 se ubican en un rango de US$ 220-US$ 240 y, a su vez, los mercados de futuros convalidan estos precios para los próximos meses.

En base a lo anterior, parece razonable tomar como referencia un precio medio de US$ 230 para (cuanto menos) una significativa porción del trigo que exportará Argentina en 2019. "Este último valor de referencia, se encuentra entre 15% y 25% por encima de los precios de los últimos tres años (meses de cosecha y primeros postcosecha). Pero donde más se nota la mejora de valores es en los precios internos, en el poder de intercambio del cereal versus otros productos de la economía (en particular, aquellos que integran una canasta básica y hacen al costo de vida)", dice Garzón y agrega que esa mejora de precios relativos es consecuencia de la fuerte depreciación de la moneda local en el segundo semestre de 2018.

Con un precio de exportación de US$ 230, un tipo de cambio que evolucione en los próximos meses pari passu con la inflación y suponiendo constante el esquema legal de Derechos de Exportación, se estima que el trigo 2018/2019 promediaría cerca de $7.400 la tonelada en el mercado de Rosario (en moneda constante) en los meses de comercialización más fuertes (diciembre / abril), ubicándose casi 50% por encima del valor que mostrara en el mismo período del año pasado, "un nivel que no se observaba desde el ciclo 2007/2008", concluye Garzón.

El dato

44 Con un rinde nacional de 78,8 quintales por hectárea, casi 5 quintales por encima del promedio de los últimos cinco años, la primera estimación hecha sobre la condición del cultivo de maíz muestra una producción de 44 millones de toneladas (M/Tn), dijo ayer la Bolsa de Cereales de Rosario (BCR). Con 3,5 % más de superficie en 2019, y un total de 6,66 M de hectáreas -5,58 para cosecha comercial-, y un ambiente de alta productividad afianzándose, "habría 37% más de producción maicera". Así, dijo la BCR, "la nueva campaña supera con creces los 43 M Tn proyectados en informes anteriores".

Sin embargo, las próximas tres semanas son muy importantes.

Junto a las condiciones medio ambientales de los próximos meses para las siembras tardías, pueden determinar ajustes sobre las cifras de rinde y producción.

Fuente El Economista