POLÍTICA

Buscan previsibilidad climática para evitar pérdidas

A partir de las inundaciones que ocasionaron grandes pérdidas en el NEA, el Gobierno busca sistemas que reduzcan riesgos del factor climático.
30 de Enero de 2019

 En momentos en que amplias zonas del nordeste del país se encuentran bajo el agua y la producción agropecuaria sufre un nuevo golpe climático, esta vez con fuertes inundaciones luego de un 2018 que en la primera parte del año registró la peor sequía en cinco décadas, el Gobierno presentó ayer una nueva herramienta que aportará informaciónpara los productores al momento de planificar la siembra de diversos cultivos.

El secretario de Estado de Agroindustria, Luis Etchevehere, junto a su par de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, presentó ayer detalles de un proyecto orientado a generar información climática y geográfica para el análisis de la vulnerabilidad y el riesgo debido a razones climáticas.

En base a mapas de riesgo de déficit y excesos hídricos en varios cultivos (algodón, girasol, maíz, soja, trigo y pasturas) y considerando diversos escenarios de cambio climático (moderado, extremo) se pretende poner esta información a disposición de los productores, en especial pequeños productores familiares, con el fin de incrementar su capacidad de adaptación y mitigación de daños.

De acuerdo con información climatológica del período 1961- 2010 se determinaron patrones para cada cultivo, por cada mes y zona, y con ello se busca predecir el comportamiento del clima para esos mismos cultivos y áreas para 2015-2039. Del modelo surge que en el futuro, noviembre será un mes con mayor exceso hídrico en la provincia de Buenos Aires. Con esta información, por caso, un productor podría decidir adelantar la siembra de soja de primera para reducir el impacto.

"Entendemos que este es el camino, el mapa de riesgo de déficit y excesos hídricos es un insumo clave para que el productor no tenga pérdidas", aseguró Etchevehere. El Secretario agregó que en el marco de una política que ayude a mitigar y adaptarse a un situación que según definió "vino para quedarse, con eventos cada vez más seguidos y más intensos", el objetivo es plantear "escenarios de clima futuros, a partir de soluciones técnicas para seguir siendo proveedores confiables" de productos agropecuarios.

El subsecretario de Agricultura, Luis Urriza, explicó, a su turno, que "a partir de esta herramienta, se podrán llevar a cabo políticas orientadas a la intensificación de las rotaciones y al empleo de cultivos de cobertura y de servicios, teniendo en cuenta los períodos de exceso de agua que son esperables en la Pampa Húmeda".

Por otra parte, se espera que la elaboración de mapas de riesgo contribuya a mejorar el mercado de seguros agrícolas. "Va a tener impacto en la industria de seguros, es información muy útil para determinar primas de seguros agrícolas", explicó Sandra Ochiuzzi, coordinadora General de la Oficina de Riesgo Agropecuario, a cargo del proyecto.

Al respecto, Etchevehere anticipó que en el marco de la mesa de competitividad de riesgo se analizó la conveniencia de contratar seguros catastróficos, además del habitual contra granizo.

"El plus sobre el granizo debe ser obligatorio, por eso buscamos consensos para mandar un proyecto de ley al Congreso", precisó el funcionario, y aclaró que serían entre u$s 1,6 y u$s 2 por hectárea sobre el seguro contra granizo.