AGRICULTURA

Cosechan tres veces más tomates con una técnica

En Plottier, el CFP N° 1 experimenta con cultivos de alta densidad. Así, en el establecimiento educativo, la técnica es innovar con semillas y riego.
18 de Febrero de 2019

 Una iniciativa del Centro de Formación Profesional Agropecuaria N° 1 de Plottier pretende triplicar la producción de verduras en una misma superficie de tierra utilizando la innovación tecnológica.

El proyecto es para el cultivo de tomates, berenjenas y ajíes en la chacra experimental, que tiene menos de un tercio de hectárea.

El principal objetivo no será vender estas hortalizas, sino compartir con estudiantes, productores y hasta ingenieros agrónomos las nuevas experiencias, con un curso intensivo que planean para este año y que tendrá homologación nacional.

"Esto no va a ser un taller de huerta domiciliaria, sino que apuntamos a profesionalizar el trabajo de los que ya están produciendo y también de los estudiantes avanzados que tengan interés en cultivar a campo", explicó Daniel Cortez, coordinador del Puesto de Capacitación que funciona en el predio de la EPEA N° 2.

El curso comenzará en agosto y será de 60 horas. La apuesta es a generar más producción bruta con menos costo y con mejor aprovechamiento del espacio.

El campo experimental que hicieron en el Puesto tiene unos 3 mil metros cuadrados donde sembraron hasta seis plantas por cada metro. El cultivo tiene un sistema de conducción que genera una producción hortícola de alta densidad con material vegetal híbrido adaptado a las condiciones locales.

La plantación de tomate es intensiva, con una semilla especial, berenjenas, morrón y jalapeños, de una semilla traída de México.

"Con este tipo de riego y cuidados triplicamos la producción. Hoy en día, un productor de tomate en el Alto Valle saca unos 3 kilos por planta, mientras que acá sacaremos cerca de 9", dijo Cortez, quien destacó la experiencia como única en el Alto Valle.

Las filas de tomates plantadas en la chacra ya muestran sus racimos bien crecidos de dos metros de altura. La plantación se hizo en diciembre y los productores pretenden cosechar antes del 8 de marzo para poder venderla a la feria local, directamente de la planta.

Para llevar adelante este proyecto sumaron al equipo de trabajo al ingeniero agrónomo Walter Mela, quien explicó que la experiencia tiene un manejo alternativo de productos naturales. Aclaró que no son productos orgánicos, pero sí que tienen fertilizantes naturales, y no químicos, y sales que dan como resultado una alta productividad.

"La idea es tener una chacra experimental para compartir con los productores de la zona y que puedan venir a ver y mejorar las condiciones de producción que hay actualmente", explicó Mela.

Dijo que el proyecto será un lugar donde acopiar ideas e intercambiar propuestas para mejorar la producción hortícola.

Fuente: La Mañana de Neuquén