MANEJO DE CULTIVOS

La rotación trigo-soja, el mejor negocio en la zona núcleo

Este año asoma con márgenes más altos que el maíz, en la zona de Marcos Juárez. Es la mejor alternativa para enfrentar la restricción crediticia.
28 de Marzo de 2019

 El economista Carlos Ghida Daza, del Inta Marcos Juárez, elaboró un informe sobre la "economía del trigo" que incluye los "resultados esperados para la campaña 2019/20".

Según este investigador, el costo operativo directo del trigo se proyecta con un incremento, en pesos, del 105 por ciento, producto de una suba del 59 por ciento en las labores y del 130 por ciento en los insumos.

Combinado con un precio neto 83,8 por ciento superior al de la campaña pasada, Ghida Daza estima un incremento del 73,7 por ciento en el margen bruto, que pasa de 7.558,6 pesos por hectárea a 13.128,5 pesos por hectárea para esta campaña.

Si a eso se agrega una soja de segunda que sumaría 15.688,3 pesos (58,8 por ciento más que los 9.896,6 pesos del año pasado), el margen bruto total de la rotación trigo-soja alcanzaría 28.816,8 pesos, superando por un 65,1 por ciento los 17.455,2 pesos del año pasado.

De esta forma, este planteo le ganaría a uno de maíz, cuyo margen se estima en 26.617,9 pesos; y a uno de soja, que se calcula en 23.217,3 pesos.

Lo mismo sucede cuando se suma el caso de un campo alquilado. En todas las opciones de costo de arrendamiento, suponiendo rindes promedios para cada cultivo en la zona de Marcos Juárez, el margen de trigo-soja es superior al de maíz.

"La positiva situación actual y proyectada a nivel de precio del trigo unido a la adecuada situación de humedad edáfica en la mayoría de las zonas de cultivo del cereal a nivel provincial justifica la opción de este cultivo como alternativa agrícola combinado con soja de segunda", señala, en este contexto, Ghida Daza.

Y añade: "Se destacan sus competitivos indicadores económicos y ambientales que justifican su inclusión en rotaciones agrícolas para mejorar la sustentabilidad de la empresa rural en la zona".

En ese sentido, suma un factor clave en el actual contexto económico: "Considerando la situación económica actual de severa restricción crediticia, es de importancia también la posibilidad de la autofinanciación para el cultivo de soja de segunda con los ingresos de la cosecha del trigo. De este modo se obtiene un ahorro del 44 por ciento en el costo de financiación del doble cultivo".

Fuente: AgroVoz