ACTUALIDAD

El precio de la hacienda en Liniers ya le ganó a la inflación

En enero y febrero el valor del kilo vivo comercializado en Liniers creció un 30%, por eso revirtió la tendencia que arrastraba y superó a la inflación.
29 de Marzo de 2019

 Las subas en el valor del kilo vivo comercializado en el mercado de Liniers entre enero y febrero en torno del 30% es el factor principal por el cual ahora se posicionó por arriba de la inflación cuando antes era lo contrario. Este se ubica en el 80,5% anualizado versus el 49,7% del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Los datos consignados por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) muestran cómo, después de mucho tiempo, el precio de la carne en el mostrador -que no le ganaba la inflación- se dio vuelta en enero pasado al tocar el 49,5%, pero mucho peor se da en el precio de la hacienda que llegó al 67,7%.

Sin otro motivo que el "atraso", el kilo vivo tuvo un máximo en el novillo de $75. Distintos operadores consultados reconocen que febrero fue una "ventana" para acomodar los precios. Es común que los precios se pasen de "rosca", hasta que no haya compradores y estén obligados a retroceder, señalaron.

Si bien hoy el valor en Liniers está calmo y a la baja "aún hay margen para que la carne siga subiendo aunque la hacienda esté estable, esto es porque aún no se traslado todo el incremento", afirmó el economista del Ipcva, Miguel Jairala.

"Sucede que subió más el costo de la carne para el comercializador final que el precio de venta", explicó Jairala, quien pronosticó que "las nuevas alzas, si bien serán de menor magnitud que las vistas, rondarán en las dos cifras para luego achicar la brecha".

Fuentes del sector anticiparon que cada vez cuesta más mover un camión no sólo por el alza del gasoil, que está atado al dólar, sino también por el alto costo del salario, que tendrá en breve una nueva corrección una vez cerradas las paritarias.

Por otro lado el aumento en la media res empezó a no ser convalidado por las carnicerías, lo que muestra una vez más que no hay margen para aumentar los precios de los cortes.

Datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados ( Ciccra) confirman que el consumo per cápita de carne vacuna en febrero fue de 55,4 kilos, lo que resultó 4,5% menor al de febrero de 2018. En tanto, cuando se considera el promedio del primer bimestre con 50,8 kilos, éste significó 9,9% inferior en la relación interanual.

"Hay menos colocación de la media res y esto significa forzar el precio, eso es un efecto rebote hacia el consignatario y productor", afirmó el presidente de la Cámara Argentina de Matarifes (CAM), Leonardo Rafael.

Distintas carnicerías consultadas, ubicadas en Capital Federal y el conurbano, reconocieron que bajaron la cantidad de media res que se piden por día, el cual responde a que el consumidor viene con la misma cantidad de plata y cada vez se lleva menos kilos. Además advirtieron que se están optando por otros tipo de cortes dejando de lado la milanesa que hoy ronda los $320 el kilo. Hay preferencia por la carne picada y el pollo.

Fuente: BAE