ECONOMÍAS REGIONALES

Argentina y China: la mayor caída en consumo de vino

Por la crisis, el año pasado se consumió un 6,3% menos que en 2017. A nivel global, se vieron importantes caídas tanto en China como Reino Unido.
15 de Abril de 2019

 El consumo mundial de vino se estancó en 2018, como consecuencia de la desaceleración de la economía china y ante la incertidumbre en torno al Brexit, según una estimación de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

En 2018, se bebieron en el mundo 246 millones de hectolitros de vino, frente a 246,7 millones en 2017, según cifras de la OIV, organismo internacional del sector, con sede en París.

Se nota un "estancamiento en la progresión" del consumo mundial de vino, debido "principalmente a una caída del consumo en China y en Reino Unido", señaló la OIV en un comunicado.

De acuerdo al informe, la Argentina figura entre los países donde más cayó el consumo en 2018, apenas detrás de China, en porcentaje. Como consecuencia de la crisis local, los argentinos bebieron 8,4 millones de hectolitros, un 6,3% menos que en 2017 y, así, se situó en el menor nivel de la historia.

En tanto, en China, país que venía creciendo fuerte como consumidor, productor e importador, el consumo se redujo un 6,6%, en un contexto de desaceleración de la economía, hasta los 18 millones de hectolitros.

También se redujo el consumo de los británicos, grandes amantes del vino, quienes bebieron apenas 12,3 millones de hl. en 2018, lo que equivale a una caída de 3,1% con respecto a 2017.

Por otra parte, Estados Unidos, primer consumidor mundial de vino desde 2011, registró en cambio un alza de la demanda interna, de 1,1% contra 2017, a 33 millones de hl. de vino.

En Europa, el consumo se mantuvo casi estable en Francia (26,8 millones de hl., -0,7%), Italia (22,4 millones, -0,9%), Alemania (19,7 millones, +1,3%) y España (10,7 millones, +1,8%). En tanto, la demanda creció fuerte en Portugal (+5,4%) y Rumania (+8,7%), a 5,5 millones y 4,5 millones de hl., respectivamente.

Con respecto a las ventas externas, España se mantuvo como el primer país exportador en volumen, con 20,9 millones de hl., que equivalen al 19,4% del mercado mundial, informó la OIV.

Francia, en tanto, conserva el título de primer exportador mundial en valor, con un volumen de negocios de 9.300 millones de euros (+2,8%).

Sin embargo, la cuota de mercado mundial del trío que encabeza esta lista, España, Italia, Francia, disminuyó el año pasado hasta el 50,7% del volumen total vendido en todo el mundo, frente al 55,1% previo, de 2017.

Con respecto a la producción, la OIV informó que se recuperó en 2018 desde mínimos casi históricos, gracias a una mejora en las cosechas frente al año previo.

Argentina figura entre los países donde más cayó el consumo en 2018, apenas detrás de China, en porcentaje. Como consecuencia de la crisis local, los argentinos bebieron 8,4 millones de hectolitros, un 6,3% menos que en 2017 y, así, se situó en el menor nivel de la historia.

Tras caer a un mínimo en seis décadas en 2017, cuando las cosechas se vieron afectadas por un clima extremo en Europa, que incluyó sequías y tormentas, algo que también se registró en la Argentina desde 2016, finalmente en 2018 la producción global creció 17%, a 292,3 millones de hl.

En gran parte, la mejora se explica por la importante recuperación en Italia, Francia y España -tres de los mayores productores del mundo-, que produjeron un 13% por encima de sus promedios de cinco años.

La producción de vino también escaló en el Hemisferio Sur en 2018, al crecer un 22,8% en Argentina (14,5 millones de hl.), tras dos cosechas muy escasas, y 35,9% en Chile (12,9 millones).

Fuente: El Cronista Comercial