GANADERÍA

Creció la producción de forrajes en Río Negro

Pasó de 29.000 a más de 45.000 hectáreas. Así se informó oficialmente hoy. Su impulso está íntimamente relacionado al crecimiento de la ganadería.
23 de Abril de 2019

 La producción de forrajes en Río Negro creció el 50% en los últimos diez años. Pasó de 29.000 a más de 45.000 hectáreas. Así se informó oficialmente hoy. Su impulso está íntimamente relacionado al crecimiento de la ganadería.

La última década muestra una evolución desde las 15.000 hectáreas de alfalfa hasta las 20.000 hectáreas actuales. También las hectáreas dedicadas al cultivo de cereales con destino forrajero como el maíz pasaron de 4.000 a más de 10.000, y las praderas mixtas también ascendieron de casi 10.000 a cerca de 15.000 hectáreas en la actualidad.

Esta evolución de la superficie de cultivo de forrajeras bajo riego fue la respuesta lógica a la mayor demanda por parte de la ganadería y fueron acompañadas por mejoras en el manejo de los cultivos y la calidad y cantidad de producciones obtenidas.

De a poco, la producción regional está reemplazando la compra de alimentos en otras regiones. Alrededor de $30.000.000 anuales salen de Río Negro solo para comprar forraje para ganado y la respuesta es apostar por el cultivo provincial.

En 2018, se financió la siembra de 600 hectáreas de maíz y 33 productores de los distintos valles de la provincia recibieron créditos para impulsar la producción. Se destinaron $7.000.000 que permitieron adquirir semillas, fertilizantes y combustible.

En el Valle Inferior, en la jurisdicción del IDEVI, un 75% de la superficie regable (unas 12.500 hectáreas) están destinadas a la producción de pasturas, maíz o cereales forrajeros. Aquí también se advierte el impacto de la política ganadera, que en la región contiene a más de 16.000 vacunos.

Por primera vez, los productores ganaderos de esta región cuentan con una política económica que intenta resolver la totalidad de la cadena de valor, incluyendo el engorde del animal con el maíz que siembran en sus propias chacras, la faena en el matadero y la comercialización proyectada, organizada en un esquema que sea beneficioso para los productores.

Fuente: ADN Río Negro

  • powered by