ACTUALIDAD

Productores hicieron un "frutazo" por medidas paliativas

Realizaron un "frutazo" para regalar miles de kilos de sus productos en Plaza de Mayo, en pleno centro porteño, en reclamo de medidas para el sector.
24 de Abril de 2019

 Miembros de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén realizaron hoy un "frutazo" para regalar miles de kilos de sus productos en Plaza de Mayo, en pleno centro porteño, en reclamo de medidas paliativas para el sector.

Los chacareros repartieron gratis 20 toneladas de manzanas y peras con el lema "por la rentabilidad de los productores primarios", y también se sumaron productores de cítricos en la entrega.

El secretario de la Federación, Marcelo Corioliani, explicó que una de las principales problemáticas que afrontan los chacareros es la falta de un precio que les asegure una actividad rentable, y piden la asistencia de un aporte no reintegrable de $ 1,50 por kilo de fruta para compensar parte del costo de cosecha.

También reclamaron un Plan Sanitario con asistencia por diez años mientras cientos de personas hacían cola con bolsas y changuitos desde la mañana en las inmediaciones del Cabildo para recibir la fruta de manera gratuita.

A su vez, exigen la postergación del cobro de créditos tomado oportunamente y políticas que permitan dar sustentabilidad a una actividad que todavía no encontró su piso en esta crisis.

"En los mejores casos se estaba pagando por kilo de fruta aproximadamente u$s 0,15 cuando el costo de producción está en U$s 0,28 o u$s 0,32", especificó Corioliani.

Por su parte, el secretario de Fruticultura de Río Negro, Carlos Banacloy, en declaraciones radiales sostuvo que es un país que "no ha tenido una política económica estable en los últimos 20 años, venimos de una inflación promedio que supera la media interanual de todos nuestros competidores, y esto hace que nuestras economías regionales sean sensibles".

El último "frutazo" en Plaza de Mayo se realizó en 2016, cuando un grupo de productores regalaron fruta a los numerosos vecinos que se acercaron al lugar.

Fuente: El Cronista