INVESTIGACIÓN

Estrés hídrico: buscan alargar la vida útil del brócoli

Buscan potenciar las sustancias beneficiosas para la salud en el cultivo, sin afectar el rendimiento y aumentando la vida útil después de la cosecha.
8 de Mayo de 2019

El brócoli es reconocido por sus cualidades nutricionales, es por eso, que un equipo de investigadores de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) busca potenciar el efecto de las sustancias que le otorgan esas propiedades para atender a un segmento de la población que requiere alimentos más nutritivos y sanos.

"Elegimos al brócoli porque es un cultivo que de por sí tiene una mayor concentración de, por ejemplo, glucosinolatos, que son compuestos naturales del metabolismo secundario benéficos para la salud humana. Queremos que estas sustancias se exacerben", indicó Christian Krizaj, docente de la cátedra de Horticultura de la FAUBA.

Para avanzar en la investigación, desde 2014 se vienen realizando ensayos en los cuales se busca estresar al cultivo restringiendo la cantidad de agua que reciben en sus diferentes estadios. Con esta estrategia ya habrían logrado algunos resultados positivos, aunque continúan investigando para obtener brócolis con mayores cualidades nutracéuticas y mejores rendimientos, que también permitan hacer más eficiente el uso del agua.

"En general, cuando los cultivos atraviesan un período de estrés hídrico aumenta la actividad del metabolismo secundario buscando balancear el sistema metabólico. Se trata de un conjunto de sustancias que produce la planta para ?autorepararse' y que también benefician a la salud humana con efectos antioxidantes y neuroreparadores entre otros", sostuvo Krizaj.

En ese sentido, el investigador advirtió que la falta de agua también afecta el rendimiento del cultivo, lo cual genera inconvenientes. Sucede que el productor hortícola recibe un precio por sus productos principalmente en relación al peso, puesto que hasta hoy no existe un valor diferencial que se pague por una calidad nutricional superior, como sería el brócoli potenciado en sus cualidades nutracéuticas.

Lee también: El mapa de necesidades nutricionales de los suelos pampeanos

En cuanto a la dosis de riego óptima, explican que al principio generaron estrés en todo el ciclo del cultivo, después durante los primeros 60 días, hasta cuando comienza la fase reproductiva. Pero, observaron que en todos los casos tuvieron fuertes pérdidas en el rendimiento.

"Ahora venimos trabajando a partir de la inducción floral. Recién en este momento empezamos a estresar el cultivo para desbalancear el metabolismo, que la planta sienta que ?algo no está funcionando bien' y busque corregirlo sintetizando una mayor cantidad de metabolitos secundarios", explicó el especialista.

En los experimentos donde se provocó estrés hídrico a partir de la inducción floral, realizaron dos tratamientos con restricciones en la dotación de agua de 50 y 75%, en cada caso. Tras cosechar las plantas evaluaron las variaciones generadas en la concentración de metabolitos secundarios y las compararon con el tratamiento testigo, regado bajo el requerimiento del cultivo.

"Estamos buscando un punto de equilibro donde no se castigue el rendimiento y se obtenga un producto de mejor calidad", resumió el investigador. Con estos ensayos también se apunta a mejorar la eficiencia del uso del agua para preservar ese recurso escaso, ante las variaciones en el régimen de lluvias (generadas por el cambio climático) y eventuales fallas en el manejo hídrico de la planta, que conllevaría a un estrés del cultivo.

Fuente: Sobre la Tierra

Etiquetas: fauba