GANADERÍA

Reutilizan residuos frutales para alimentar pollos

En la Escuela de Veterinaria de la UNRN utilizan desechos de la agroindustria que se biodegradadan por un hongo, generando un forraje nutritivo.
16 de Julio de 2019

Los residuos de las frutas de la región pueden funcionar como una buena dieta suplementaria, la cual aporta proteínas para el engorde y calidad en los pollos parrilleros. En una escuela de veterinaria con sede en Choele de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) trabajan en este proyecto que, a la vez, abarata los costos de producción.

Desde un reconocido medio provincial, mencionaron que la iniciativa surgió a partir del problema ambiental que genera la acumulación de residuos de la industria frutihortícola y el elevado costo de su procesamiento.

"Hay un tipo de hongos, del género Pleurotus, que al desarrollarse producen setas comestibles y posibilitan a la vez la biodegradación de los residuos orgánicos", explicó María Belén Buglione, directora del equipo de docentes, estudiantes y no docentes que desarrollan el proyecto.

Lee también: Recomendaciones para prevenir el botulismo

Al introducir estos hongos en los residuos frutales, se logran distintos objetivos: "La remediación ambiental, la generación de un alimento como son los hongos, con propiedades nutricionales muy interesantes, y una vez que se cosechan, dejan un sustrato enriquecido que puede servir de forraje para los animales", añadió la docente de Química.

En la Escuela Veterinaria analizan ahora cómo influye esta dieta suplementada en el desarrollo de la flora intestinal de los pollos, en su peso y en la calidad de su carne. Como cierre de la crianza de los pollos y en el marco del proyecto, informaron que estudiantes y docentes los faenaron hace un mes. Ahora, desarrollan los análisis bioquímicos, fisicoquímicos y sensoriales de las muestras tomadas."Toleran muy bien esta alimentación y logramos mortandad cero", dijo Buglione.

Por último, el estudio revela que pueden ser biodegradados por acción de hongos Pleurotus, logrando varios propósitos como por ejemplo la biodegradación del bagazo (dando lugar a pleurotina) y generación de gírgolas comestibles.