INTERNACIONALES

Polémica en famosa granja de EEUU por maltrato animal

La organización Igualdad Animal denunció al tambo que le vende a "Babybel" y "La vaca que ríe" por maltrato a los 11 mil terneros del tambo. El video.
19 de Julio de 2019

 Este pasado invierno en Estados Unidos, la organización internacional "Igualdad Animal" llevo adelante una investigación encubierta tras una serie de denuncias en Summit Calf Ranch, la mayor granja lechera de Nebraska, Estados Unidos.

Un medio norteamericano divulgó que la ONG denunció "la negligencia sistemática que sufren los terneros en estas instalaciones". El investigador infiltrado logró grabar las condiciones deplorables en las que viven los terneros y el maltrato que sufren.

Cabe destacar que este tambo gigante es propiedad de Tuls Dairy, proveedor de al menos 17 procesadores comerciales de lácteos, entre ellos Bel Brands, la multinacional propietaria de "La vaca que ríe" y "Babybel"

La ONG denunció que al nacer, los animales son separados de sus madres ese mismo día y trasladados a unas instalaciones al aire libre, a temperaturas que alcanzan los menos 20 grados bajo cero. Muchos de ellos sufren lesiones por congelación, enfermedades como neumonía y llegan a morir.

Según relató el investigador infiltrado de Igualdad Animal al medio americano, "el supervisor me pidió que alimentara a un ternero al que se le habían congelados las patas. Tenía las pezuñas prácticamente separadas de las patas y se le podía ver el hueso. El animal estaba tirado en el suelo, pero intentaba repetidamente ponerse de pie. Eso hacía que las heridas sangren".

La ONG denuncia, además, que los animales son golpeados con barras y descornados con planchas calientes sin anestesia. Además critica la falta de atención veterinaria adecuada: "Nuestra investigación sobre el rancho Summit Calf Ranch muestra una absoluta falta de atención a los terneros bebés. Hemos documentamos como los recién nacidos enfermos o débiles son dejados junto a montones de cadáveres en un área paradójicamente conocida como el hospital, donde son dejados agonizar durante días. La mayoría de los que llegan allí mueren", concluyó Sean Thomas, director internacional de investigaciones de Igualdad Animal.