CONSERVACIÓN

Carbono en los suelos para mitigar el cambio climático

Desde el INTA destacan las ventajas competitivas de la Argentina en materia de agricultura de conservación y dan pautas para profundizarla.
6 de Agosto de 2019

En la última década, el INTA indicó que numerosas investigaciones alertan sobre impacto del cambio climático en materia de seguridad alimentaria y, en este sentido, los especialistas ponderan el rol de la agricultura a fin de mitigar el daño.

Desde el organismo destacan la importancia de captar y almacenar carbono en los suelos, lo que consideran que se volverá un elemento de negociación global en un futuro cercano. Un adelanto se expondrá en la 30° Congreso Aapresid , que se realizará del 7 a 9 de agosto en el Centro de Convenciones Metropolitano, Rosario, Santa Fe.

Para Miguel Taboada, director del Instituto de Investigación Suelos del INTA Castelar, Buenos Aires, "captar carbono atmosférico para almacenarlo en los suelos de uso agropecuario es una oportunidad que se abre al futuro, con una interesante proyección para el mundo de la agronomía".

Lee también: Córdoba: el tambo robotizado más grande del país

En este sentido, reconoció que "el carbono cobró una importancia que va más allá de su rol clave en la materia orgánica de los suelos y su fertilidad" y, en esta línea, lo consideró una "llave maestra" para hacer una agricultura climáticamente resiliente, elemento que podemos defender ante los mercados mundiales.

Asimismo, aseguró que "el mundo demanda que la producción agropecuaria sea climáticamente resiliente, baja en emisiones de carbono y trazable en cuanto a los métodos de producción" y añadió en este contexto que "es una oportunidad interesante que puede volverse, incluso, un negocio rentable para el país".

Lee también: Restauran la selva pedemontana de la Yunga

Remarcó que mediante la inclusión de pasturas, pastizales y bosques, se logra un impacto considerable en la mejora de la fertilidad de los suelos y la producción agrícola. Además, se contribuye a limitar el aumento de la temperatura del planeta a +1,5-2° C, un máximo que no debería alcanzarse para evitar consecuencias de magnitud demasiado significativas.

Para propiciar la mejora del contenido de materia orgánica y la captura de carbono en los suelos, el investigador habló sobre la importancia de "considerar prácticas agrícolas adaptadas a las condiciones locales, ambientales, sociales y económicas, como las que propone el manejo agroecológico, la agro-silvo-pastoril, la agricultura de conservación y la gestión del paisaje".