AMBIENTE

El ozono podría complicar la producción de forraje

Así lo determinó un estudio de la FAUBA, el cual destaca que el aumento de la cantidad de ozono podría afectar negativamente al raigrás.
12 de Agosto de 2019

En la Región Pampeana, el raigrás anual es un excelente recurso forrajero que vive en simbiosis con un hongo que, sin ser tóxico para los animales, le brinda una mayor tolerancia a plagas, sequías o altas temperaturas, informaron desde Sobre La Tierra.

A raíz del cambio climático, especialistas aseguran que un nuevo estrés amenazaría la continuidad de esta asociación benéfica' el ozono (O3), un gas en aumento en la atmósfera.

Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) halló en condiciones controladas, que un nivel alto de O3 en el aire redujo tanto la biomasa de semillas de las plantas de raigrás con endófito como la capacidad de supervivencia del hongo. A continuación, una investigadora discutió con SLT acerca de los impactos sobre la producción ganadera.

Lee también: Un invierno que puede sacar lo mejor del trigo

"En mi tesis de doctorado estudié cómo una concentración alta de ozono en la atmósfera podía modificar la simbiosis entre la gramínea Lolium multiflorum -o raigrás anual- y el hongo endófito Epichlöe occultans. Lo hice no sólo porque esto casi no estaba documentado científicamente, sino también porque este pasto es muy productivo en la estación fría en la Región Pampeana, justamente cuando otros forrajes producen poco. Y eso tiene bastante que ver con la relación entre los dos ?socios' de esta simbiosis", dijo Andrea Ueno, docente de la cátedra de Ecología de la FAUBA.

Explicó que a la simbiosis entre E. occultans y raigrás se la considera benéfica porque las dos partes obtienen ventajas. Por un lado, el hongo genera unos compuestos químicos llamados alcaloides, que le permiten al raigrás tolerar varios estreses bióticos y abióticos. Por el otro, las plantas le brindan protección y medio de dispersión al hongo, que al estar dentro de las semillas pasa por esa vía de una generación a otra.

"Entonces, para ver en detalle cómo el ozono afecta a la simbiosis cultivamos plantas de L. multiflorum, con y sin endófito, dentro de unas cámaras de plástico transparente de 2,5 metros de altura y techo abierto, en las que controlamos la concentración de O3 en el aire. Algunas tenían la normal en la atmósfera y otras casi el triple, un nivel que según la bibliografía puede dañar tanto al hongo como a las plantas", señaló Ueno, quien realizó los experimentos en el marco de sus estudios de doctorado en la Escuela para Graduados de la FAUBA.

Resultados

"Los resultados muestran que al estar expuestas al O3, las plantas con endófito disminuyeron un 17% el esfuerzo reproductivo. Dicho de otra manera, en una atmósfera rica en ozono, las plantas en simbiosis con E. occultans destinan un 17% menos de energía a producir semillas, en comparación con las que no tienen el hongo en sus tejidos. En este escenario, la simbiosis con el endófito no sería ventajosa para el raigrás anual", resaltó la investigadora.

Lee también: Hay un país más allá de los corredores turísticos

Asimismo, añadió que "también vimos que las semillas con E. occultans, sólo por el hecho de poseer a este hongo, fueron menos viables que las que no lo poseían, sin importar si las plantas madre de esas semillas habían sido o no expuestas al ozono. Las plántulas que crecieron de las semillas menos viables murieron 17 días antes que las otras, en promedio".

El tercer resultado importante, "fue que la longevidad del endófito, que evaluamos en las plántulas que crecieron a partir de semillas hijas de plantas cultivadas con alto O3, fue 4 días menor respecto de las que provenían de tenores normales de ozono", concluyó la especialista. 

Etiquetas: ozono, forraje, ambiente