Decoración

Cómo hacer terrarios caseros

Con pocos materiales y algo de imaginación se puede tener un pequeño jardín en cualquier ambiente.
Verónica Salamanco - Redacción Chacra

La falta de espacio no es excusa para no tener un jardín. Los terrarios son una opción ideal para quienes no cuentan con un lugar al aire libre en su hogar, ni tiempo para dedicarle a las plantas. La presencia del terrario le da frescura y deja entrar la naturaleza a cualquier ambiente sin importar su tamaño. Es un objeto de decoración vivo que requiere poco mantenimiento y que cualquiera puede diseñar agregando su toque personal.

Para hacer un terrario, lo primero que hay que tener es uno o varios recipientes de vidrio lo suficientemente profundos para poder permitir el crecimiento de las raíces de las plantas que se elijan. En los viveros se pueden conseguir recipientes específicos cubiertos, en campana o con cierre hermético, pero también se pueden usar peceras, frascos altos, floreros o compoteras. Siempre deben estar bien lavados y asegurarse de que no contengan bacterias antes de comenzar a trabajar en ellos. Eso se puede prevenir utilizando jabón antibacterial.

También es necesario contar con tierra ligera y con mucho drenaje. Esto se puede lograr mezclándola con vermiculita en una proporción de 3 a 1. Otros elementos muy importantes son las piedras o gravilla que colaborarán con el drenaje, por eso deben ser pequeñas. Hay que contar además con carbón activado, que será el responsable de mantener la tierra fresca, sobre todo si el recipiente no tiene un agujero para drenar el agua. Asimismo, se debe tener musgo para que absorba el exceso hídrico. Y finalmente, objetos de decoración, como piedritas de colores, caracoles, etc.

Para un terrario se pueden usar casi todas las plantas. Si se quiere hacer un jardín combinando más de una especie, se tienen que elegir aquellas que tengan características similares y que crezcan bien juntas. Las plantas clásicas que se utilizan en un terrario son helechos, musgos, plantas crasas, suculentas y cactus. Se recomienda usar plantas que se mantengan chicas y que no crezcan por encima del terrario. También aquellas que prefieran la sombra, ya que al estar en un envase de vidrio tienen que ser tolerantes a bajos niveles de luz. Hay que tener en cuenta que dentro de estos recipientes los niveles de humedad son altos, por lo tanto, las plantas deben ser tolerantes a este ambiente.

Paso a paso

Una vez limpio el recipiente, se mezcla la gravilla o roca con una cantidad generosa de carbón activado en la base. Luego se agrega una capa de musgo que evitará que la tierra se filtre hacia la gravilla, y funcionará como una esponja para absorber los excesos del agua de riego. El musgo también tiene la función de separar la capa de grava de la tierra, evitando que el agua que drena y se acumula en la grava quede en contacto con la tierra ya que esto puede llegar a pudrir la planta.

A continuación se coloca la tierra, ya suelta y mezclada con vermiculita. Dependiendo del tamaño del terrario y de la longitud de las raíces de las plantas, se ponen entre 5 cm y 7,5 cm. Se aplasta con suavidad para eliminar las bolsas de aire y nivelar la superficie, luego se hacen pequeños hoyos para colocar las plantas.

Las plantas elegidas se deben sacar de su recipiente original y sacudirlas para que las raíces queden libres y luego se colocan con cuidado en los hoyos. Una vez plantadas, se agrega la decoración y se riega ligeramente.

Mantenimiento

Para que perduren las plantas con buena salud, los terrarios deben colocarse en lugares idóneos, donde les dé luz indirecta. Al ser jardines de interiores, deben tener una temperatura constante, donde no haya corrientes de aire o calores extremos, lejos de los aires acondicionados.

Las labores de mantenimiento son sencillas: según la especie se riega ocasionalmente, entre una vez por semana y una vez por mes en el caso de los cactus. Se deben revisar las plantas para ver si están sanas, o si hay presencia de hongos o plantas enfermas, en cuyo caso se recomienda retirarlas. También se debe sacar las partes marchitas o viejas.

Algunas recomendaciones más: Las plantas tropicales funcionan mejor debido a que están acostumbradas a la humedad y también se ven hermosas ya que son muy coloridas. Los terrarios cerrados por lo general son más fáciles de mantener. Muchas plantas empiezan a crecer de retoños u hojas. Con esos materiales se pueden comenzar nuevos terrarios. Siempre son un objeto útil para decorar y un regalo muy original.