NO ESTAMOS CÓMODOS CON LAS RETENCIONES