NO HAY VOLUNTAD POLÍTICA EN TRATAR DE ORDENAR LA CADENA LÁCTEA