PANDEMIA

El Gobierno acordó testear en Fase 3 la vacuna de un laboratorio estatal chino contra el coronavirus

El ministro de Salud, Ginés González García, mantuvo una videoconferencia con la empresa Sinopharm, bajo control del régimen de Beijing.
21 de Agosto de 2020

 El Gobierno ya tiene cerrado el lanzamiento de un acuerdo con el régimen chino para el testeo en Fase III y el posterior desarrollo de una vacuna en la Argentina del laboratorio estatal Sinopharm cuya promesa es entregar una primera partida de manera gratuita y que luego se venderá a un precio preferencial, de acuerdo a fuentes oficiales.

Según confirmaron a Infobae en la Casa Rosada y fuentes diplomáticas, el ministro de Salud, Ginés González García, mantuvo esta mañana una videoconferencia con las autoridades del laboratorio y con funcionarios sanitarios de China que están en Beijing. En las próximas horas se darán a conocer los detalles de ese acuerdo.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ya confirmó que la Argentina dispondrá de un grupo de unos 4.000 voluntarios para realizar aquí los estudios de testeo clínico en Fase III de la vacuna contra el coronavirus que ya desarrolló en Sinopharm y el Instituto de Productos Biológicos de Beijing a través de la Fundación Huésped. En la Argentina hay un acuerdo previsto con el laboratorio Elea Phoenix. La vacuna, sin embargo, todavía no está aprobada.

El gobierno argentino ve como un triunfo una asociación con el régimen de Xi Jinping, cuyo ocultamiento del brote de coronavirus en Wuhan generaron las condiciones para convertirse en pandemia. "Esta es una gran noticia que sumará nuevas expectativas para una solución a la pandemia. El diálogo con China fue altamente positivo", expresó un funcionario del Ministerio de Salud. Ayer, González García había dicho enigmático: "En los próximos días habrá más novedades de otras vacunas".

El plan de trabajo que se acordó entre la administración de Alberto Fernández y China es que en lo inmediato la Argentina y Emiratos Árabes sean, por ahora, los únicos países donde se realizará el testeo de la vacuna.

En China ya hubo un testeo a 200.000 voluntarios en Fase III. Y según lo acordado con ANMAT la decisión de aceptar las pruebas en la Argentina de la vacuna de Sinopharm le dará hacia el futuro la posibilidad a nuestro país de contar con una partida aún no definida de vacunas gratis (se habló de 20 millones) y también un esquema de comercialización a precios preferenciales.

Sin embargo, el historial de medicamentos y laboratorios chinos no resulta de confianza y deberá permanecer bajo estrictos controles. En algunos casos, las empresas farmacéuticas del gigante asiático obligaron a sus propios empleados y militares para someterse a las pruebas. Una de ellas es Sinopharm . "Tendiendo la mano para forjar la espada de la victoria", decía el comunicado en el que se informaba de la exigencia interna de la compañía bajo control estatal.

El anuncio del Gobierno con China se da apenas a 15 días de que el presidente Alberto Fernández dio a conocer un acuerdo de la Universidad de Oxford con el laboratorio AstraZeneca  para el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19 en Argentina y en México.

En la Casa Rosada aclararon que "no hay incompatibilidad" entre el acuerdo sellado con la Universidad de Oxford y los avances en las negociaciones con China para el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus.

A la vez, destacaron tanto en la Casa Rosada como en la Cancillería que las buenas relaciones de Alberto Fernández con su par Xi Jinping "ayudaron mucho" a avanzar con este acuerdo. De hecho, China fue uno de los países que más insumos entregó a la Argentina para mitigar el avance del COVID-19, algo conocido en el mundo como la "diplomacia de las mascarillas", un esfuerzo de Beijing para mejorar su imagen a nivel global.


Liu Jingzhen, presidente de la empresa estatal china National Biotec Group, una de las partes de la firma desarrolladora de la vacuna, señaló ayer que "la vacuna ya se encuentra en fase tres desde junio en Emiratos Árabes". Y reveló que el precio estimado de esa vacuna, si se logra desarrollar con éxito y comercializar, sería de unos 1.000 yuanes (unos 140 dólares). Aunque la Argentina tendría un precio diferencial al igual que Emiratos Árabes.

Los laboratorios chinos están bajo la lupa internacional. Informes de inteligencia de Reino Unido, Australia, Canadá y los Estados Unidos denunciaron que con ayuda del Ministerio de Defensa chino, piratas informáticos intentaron hackear información de empresas de renombre de esos países para robar información para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Bill Gates, fundador de Microsoft y uno de los mayores contribuyentes a encontrar una vacuna contra el COVID-19 fue concluyente: "En China y en Rusia se están moviendo a toda velocidad. Apuesto a que en algún lugar del mundo habrá algunas vacunas que saldrán sin la revisión completa ".

Fuente: INFOBAE

Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"