Sanidad soja

No tan amistosos

Al analizar las plagas del cultivo de soja, salen a la luz en los diversos ambientes presentes en nuestro país, una lista sin fin de especies que están vigentes en cada etapa ontogénica de la oleaginosa
Chacra
5 de Noviembre de 2013

Durante gran cantidad de años, se han registrado más de 40 especies entre las que se encuentran: orugas, chinches, trips, babosas, grillos, arañuelas, tucuras, entre otras, que se alimentan de semillas, raíces, tallos, hojas, vainas o granos de la oleaginosa.

En esta sección se mostraran las principales especies causantes de graves dolores de cabeza ya sea por aumento de los costos de producción, al tener que utilizar insecticidas para su control y/o erradicación, como así también a las causantes de grandes pérdidas de rendimiento.

Se considera a un organismo plaga (sea ésta un insecto, una maleza o un agente patógeno) cuando la densidad de su población supera los niveles que son aceptables para el cultivo y provocan un daño que se traduce en pérdidas económicas para el productor.

El Manejo Integrado de Plagas (MIP), implica un conjunto de estrategias (culturales, genéticas, biológicas y químicas) que se complementan para mantener las plagas a niveles inferiores de los que causan daño económico al cultivo, con el objetivo de maximizar las ganancias del agricultor y de minimizar efectos adversos sobre el medio ambiente.

El monitoreo de las plagas a campo permite aplicar lo anteriormente mencionado. El muestreo es una actividad indispensable si se desea hacer manejo de las plagas y/o sus enemigos naturales.

El paño vertical es una herramienta útil para el seguimiento de las plagas, permite identificar y cuantificar el problema; y es el umbral de daño el parámetro que permite tomar la decisión de usar o no una estrategia de control.

Cuadro ilustrativo de la ocurrencia de plagas según el estadio ontogénico del cultivo:

Plagas en las primeras etapas del desarrollo del cultivo

Siete de oro (Astilus Atromaculatum Blanch):

Es un cascarudo de 1 cm de longitud, amarillo, con manchas negras. También está presente en las panojas de sorgo y maíz. En estado de larva es de color castaño, marrón rojizo, y muy pilosa, con dos pequeñas proyecciones o “espinas” en su extremo.

En este estado se alimenta de semillas de soja o girasol, es considerado como una plaga y ocasiona importantes daños, actuando incluso como cortador en las etapas tempranas del cultivo. No hay umbrales.

 

 

Chinche diminuta (Nysius sp.):

Esta chinche es de coloración oscura, de 5 mm, con ojos prominentes. Suele estar sobre el rastrojo semejando “nubes de bichitos”.

 

 

Está presente desde la emergencia del cultivo, y con mayor incidencia en primaveras secas. El daño lo hacen al “picar” los cotiledones causando su deterioro o deformación. No hay umbrales, se controla al evidenciar daño.

 

 

Orugas cortadoras:

Son varias las especies que actúan como cortadoras. Agrotis malefida (Guenée), Porosagrotis gypaetina (Guenée), Agrotis ipsilon (Hufnagel), Peridroma saucia (Hübner). Miden entre 4 y 6 cm. Son de color gris, marrón o pardo, sin pelos. Se alimentan de noche, durante el día permanecen enterradas y enroscadas. Dañan raíces, partes subterráneas del tallo y plántulas. Son muy voraces, provocan el corte y caída. En ataques intensos se observan manchones con plantas marchitas o cortadas. Umbrales: 10 % plantas cortadas o 2 orugas grandes /100 pl.

Trips (Caliothrips phaseoli Hood):

Los adultos de esta especie, son pequeños insectos de coloración oscura, con dos bandas blancas, muy saltarines y con gran movilidad. En sus estados juveniles son más pequeños amarillos y poco móviles. Están en el cultivo desde su emergencia hasta cosecha. Incrementan sus poblaciones en sequías y altas temperaturas.

Succionan la savia que salen de los tejidos que han raspado y succionado con su “pico”, confiriéndole a las hojas dañadas manchas amarillentas o aspecto plateado, blanquecino, y en ataques severos provocan la defoliación de la planta. Umbrales: 8 a 10 trips por folíolo.

Arañuela roja (Tetranychus sp.):

Esta especie de ácaro posee 4 pares de patas y su coloración varía desde amarillo, verde a rojo. Es considerada plaga secundaria de la soja (junto a los trips y mosca blanca) pero constituyen un complejo de especies diminutas que alteran el estado sanitario del cultivo en sus etapas tempranas afectando su posterior desarrollo. Las condiciones de sequías y altas temperaturas favorecen su presencia.

Plaga Oruga de las leguminosas (Anticarsia gemmatalis Hübner):

Es la plaga principal del cultivo, es de color verde claro intenso a tonalidades oscuras, alcanza un tamaño de 5 cm. Al ser tocadas o molestadas, saltan enérgicamente o brincan, con gran energía y rapidez.

Producen daño al consumir hojas, perforar chauchas o vainas en lugares donde se encuentran las semillas, y también pueden cortar pedazos de vainas antes que estas comiencen a endurecerse.

Orugas medidoras (Rachiplusia nu Guenée y Pseudoplusia includens Walker):

Ambas especies en estado de larva son muy similares, son orugas de color verde claro o amarillento verdoso, pudiendo ser oscuras en estados más juveniles, con líneas más claras en sus costados, reconocidas fácilmente por su modo de desplazarse, que parece “medir su camino”. Realizan daño únicamente en las hojas, respetando las nervaduras.as etapas intermedias y finales del desarrollo del cultivo.

Oruga militar tardía (Spodoptera frugiperda Smith):

Presenta coloración variable, verde grisáceo, castaño claro con líneas longitudinales en su parte superior.

Se alimenta de hojas, brotes tiernos, y partes del tallo. Prefiere gramíneas (maíz, sorgo, moha), pero también es frecuente en el cultivo de soja.

 

 

 

Oruga del yuyo colorado (Spodoptera latifascia Walker):

Las larvas presentan una coloración gris oscuro a negro aterciopelado con manchitas de colores muy marcadas en el dorso, y una delgada línea anaranjada que la recorre longitudinalmente.

Si bien se la conoce como la oruga del yuyo colorado, es frecuente encontrarla en hortícolas, ornamentales, industriales y en la soja. Lo que consume durante su estado larval es mucho mayor (tres veces) que lo ingerido por la oruga medidora y oruga de las leguminosas. Umbrales: ver cuadro.

Oruga o isoca bolillera (Heliothis sp.):

Es de coloración muy variable: gris clara, verde, rosa, parda hasta oscura, con una línea blanca en sus laterales y con puntos negros de los que sale un pelo.

Realiza daño en hojas, flores y tallos. Cuando es pequeña teje un capullo, cierra el foliolo y se alimenta de él. En las vainas tiernas hace perforaciones donde están las semillas, también dañan granos de maíz, pimpollos y cápsulas de algodón. Umbrales: 20% plantas con brotes cortados en vegetativo y 3 larvas / m en estado reproductivo.

Oruguita de la verdolaga (Loxostege bifidalis F.):

Es de color verde claro a verde amarillento (2 cm). Se alimenta de hojas, de malezas hospedantes (verdolaga y yuyo colorado) y luego se dirige al cultivo. Teje una tela de seda que envuelve las hojas y se alimenta.

Chinche de la alfalfa (Piezodorus guildinii Westwood):

Predomina en el cultivo de soja por sobre las demás especies de chinches. La chinche adulta (1cm) es de color verde claro con una línea rojiza donde se insertan las alas. Se alimentan de vainas provocando su caída o dañando la semilla. Si no consigue vainas puede provocar daños en brotes y ramitas jóvenes. Depositan sus huevos en hileras, sobre las hojas y vainas también.

Chinche verde (Nezara viridula L.):

El adulto mide unos 15 mm de longitud, presenta coloración verde o verde con manchas castañas en la cabeza y en la parte anterior del protorax.

La hembra coloca huevos ordenados en forma de panal, en grupos de 60-80 en el envés de las hojas, éstos son de color cremoso, evolucionando a rojizos cuando están próximos a eclosionar. Las ninfas recién nacidas tienen hábitos gregarios.

Chinche de los cuernitos o chinche marrón (Dichelops furcatus F.):

El adulto mide aproximadamente unos 10 mm, de color marrón en el dorso y verde ventralmente.Se caracteriza por tener en la región anterior de su cabeza dos proyecciones dirigidas hacia delante, y al costado de su cuerpo desde la región cercana a la cabeza salen dos proyecciones laterales a modo de espinas.

Es la menos perjudicial de este complejo. Depositan huevos de color blanco o amarillento, en grupos más o menos circulares ordenados en las hojas.

Picudo de la soja (Sternechus pinguis Fabricius):

Es un cascarudo negro brillante con líneas amarillas, de 8 mm de largo con aspecto globoso. Presenta un “pico” notorio con el cual raspa los tallos, produciendo un deshilachado. Insertan sus huevos en el interior del tallo y desarrolla una agalla en cuyo interior se desarrolla la larva. También afectan los brotes, quiebran plantas y provocan marchitez. Atacan las leguminosas y algunas forrajeras, con mayor incidencia en los estados vegetativos. Umbrales: Entre los estados V3 y V5: 1-2 adultos por metro.

Además de la presencia de insectos plagas, en el cultivo de soja se encuentran los insectos benéficos y las arañas. Su presencia es fundamental para el equilibrio del ambiente, dado que se alimentan de insectos plagas reduciendo sus poblaciones e impidiendo que alcancen niveles altos que llevan a generar daño económico. Entre ellos se pueden mencionar a las “arañas”, “vaquitas”, “chinches”, “juanitas”, “carábidos”, “crisopas”, “mantis”, etc.

Etiquetas:
  • powered by
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"