Maíz

Los productores de maíz perdieron poder de compra

El poder de compra del maíz en la relación producto-insumo sufrió en junio una caída del 39% respecto al mismo mes del año pasado.
Telam

21-06-17  El poder de compra del maíz en la relación producto-insumo sufrió en junio una caída del 39% respecto al mismo mes del año pasado, debido a la baja de los precios internacionales que impactaron en el mercado local, informó hoy la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA). 

De esta forma, el maíz resultó el cultivo más perjudicado por los precios por lo que para comprar urea o una bolsa de semilla en junio de 2017 se necesitó entre un 42 y un 48% más de producción que el año anterior. 

"Los aumentos en la relación insumo producto obedecen a que la caída en los precios de los granos fue superior a la disminución en los precios en dólares de algunos insumos como el gasoil, los fertilizantes fosforados y el glifosato. En el caso de la urea y el flete, se combinó el factor precio de los granos con el mayor valor de los insumos", señalaron en la Bolsa cordobesa. Según el análisis, el último año se registraron bajas en el mercado de Rosario de US$ 50 para la soja; US$ 61 para el maíz; US$ 15 para el trigo; y US$ 45 para el trigo, todos enfrentados a los valores de junio de 2015. 

La menor baja en el poder de compra de los productores se dio en el trigo, cultivo que solo vio reducida su capacidad en un 7%, debido a que su precio fue el que registró la menor variación negativa respecto a junio de 2016, la cual fue de 8,3%. 

No obstante, la Bolsa de Cereales de Córdoba resaltó que "si hubieran continuado las restricciones a la comercialización que rigieron hasta fines de 2015, los precios de los granos serían sensiblemente más bajos. Mientras que en 2015 un productor argentino de trigo recibió en promedio el 70% del precio de Chicago, luego de los cambios en la política agropecuaria el diferencial es prácticamente cero". 

"En el caso del maíz, ocurrió algo similar y actualmente se paga más por el maíz en Argentina que en Estados Unidos. Por el contrario, el diferencial de precios de la soja no experimentó demasiados cambios en los últimos años, pagándose en promedio un 30% menos que en el mercado de referencia del norte, diferencial que se corresponde con los derechos de exportación que aún pesan sobre la oleaginosa", concluyó el informe.