URUGUAY

Perspectiva agroclimática estacional

El escenario climático tiende a la normalidad. La recuperación de la sequía podría demorar.
revistachacra.com.ar

10/04/18 Las anomalías en la temperatura del mar que afectaron la temporada de verano tienden a la normalidad, aunque su acción residual podría demorar la recuperación de la sequía que perjudica a gran parte del área agrícola de Argentina y Uruguay.

A pesar del reciente calentamiento de los océanos Pacífico ecuatorial y Atlántico Sur, la acción residual de su proceso de enfriamiento, que afectó a la temporada que llega a su fin, sigue vigente. Estas circunstancias hacen probable que el otoño esté marcado por precipitaciones irregulares y marcadas oscilaciones térmicas. Como consecuencia, la recuperación de la sequía que perjudica a gran parte del área agrícola de Argentina y Uruguay podría ser lenta.

El norte y el centro del Brasil, el Chaco Paraguayo, el oeste del Chaco Argentino, el norte de Cuyo y el noroeste de la Región Pampeana, donde el enfriamiento del Pacífico actúa en forma positiva, continuarán observando precipitaciones intensas, con riesgo de desbordes de ríos y arroyos e inundaciones de zonas bajas.

En la Región Oriental del Paraguay, el este del Chaco Argentino, el sur del Brasil y el norte de la Mesopotamia, el efecto depresor del enfriamiento del Pacífico será compensado por el calentamiento del Atlántico. El área seguirá recibiendo precipitaciones intensas, con riesgo de inundaciones y crecida de los ríos.

En la Región Pampeana, el sur de la Mesopotamia y el Uruguay, el calentamiento del Atlántico compensará en mayor medida el enfriamiento del Pacífico, y provocará, aunque lenta, una gradual activación de las precipitaciones.

En el NOA, la Región Occidental del Paraguay, el norte y el centro del área agrícola del Brasil, el oeste de la Región del Chaco, el este de Cuyo y el noroeste de la Región Pampeana, la circulación tropical se mantendrá algo por encima de su promedio, y provocará precipitaciones tardías superiores al promedio, con riesgo de tormentas severas con granizo, vientos y aguaceros torrenciales.

El oeste y el centro de Cuyo, el sur del área agrícola del Brasil, la Región Oriental del Paraguay, gran parte de la Región Pampeana, el centro y el sur de la Mesopotamia y partes del Uruguay experimentarán precipitaciones inferiores al promedio.

La circulación entre el Ecuador y el Polo Sur continuará muy activada y tendrá como consecuencia la alternancia entre largos períodos cálidos y cortos períodos de intensos descensos térmicos, con riesgo de heladas tempranas otoñales en gran parte de Argentina y Uruguay.