CONGRESO AAPRESID

La producción de suelos bajo riego en el sur patagónico

Ubicada en la provincia de Río Negro, la Chacra Valles Irrigados del Norte Patagónico, es un ejemplo de eficiencia y productividad en el manejo de suelos.
Chacra
9 de Agosto de 2018

09/08/18 - Localizada sobre los valles del Río Negro y del Río Colorado, provincia de Río Negro, se encuentra ubicada la Chacra Valles Irrigados del Norte Patagónico. En el marco del Congreso XXVI de Aapresid, se expusieron las características principales que conforman la productividad de los planteos agrícolas bajo riego, con respecto al rendimiento y la eficiencia en los terrenos del sur argentino.

Lee también: 
Etchevehere reconoció la necesidad de tratar con urgencia la ley de semillas

"Pensaba como Ingeniero Agrónomo que la realización de un planteo eficiente con el 80% de agua bajo riego, era inviable" declaró el dueño y productor agrícola de la Chacra Valles Irrigados, Hugo Ghío. En este sentido, el productor explicó que el "convencimiento" de la inversión en tierras sureñas, es análogo a la heterogeneidad de la producción a pequeña escala que ofrece el suelo: "Lo que observamos antes de instalarnos en Río Negro, fue la variedad de alternativas en cultivos con los que podíamos contar".

Debido a las características climáticas que presenta la región norpatagónica, con primaveras y otoños cortos, e inviernos largos, el componente de aprendizaje adquirido por el productor "estuvo vinculado al manejo de suelos, con la utilización eficiente de recursos hídricos".

Siguiendo esta línea, la premisa es: ¿cómo hacer para construir suelo? El resultado viene ligado a un proceso a largo plazo. "Para la construcción de suelos, los factores determinantes a observar son la radiación solar, los efectos climáticos, la utilización de agua para lograr eficiencia. Estos tópicos son fundamentales, por sobre las características del suelo de la región. Con el avance de la tecnología, los planteos productivos fundamentados son posibles de realizar", añadió Ghío.

Con una superficie total de 50.000 hectáreas con probabilidad de riego en los Valles Irrigados, aunque apenas con poco más de la mitad de las superficie bajo producción, Hugo Ghío, fue pionero en la utilización de suelos sureños para la producción, realizando labores que lo colocan como ejemplo de eficiencia y rentabilidad en suelos aún despoblados.