PRECIPITACIONES

Chaco: lluvias récord y un daño imposible de calcular

La provincia recibió montos de lluvias que superan los registros de los últimos 30 años. Ante esto, la cosecha ha quedado envuelta en una vulnerabilidad extrema.
24 de Abril de 2019

La provincia del Chaco recibió montos de lluvias en lo que va del año, que superan los registros de los últimos 30 años. Así lo explica la Bolsa de Comercio de Rosario, que sostiene que en el 75% de la provincia los valores van desde los 900 a 1.100 milímetros.

Chaco fue la más golpeada por las lluvias, en el litoral argentino, durante el fin de semana. En grandes áreas los valores sobrepasaron los 200 y hasta 300 mm, tal es el caso de Resistencia, Las Breñas y Roque Sáenz Peña. Pero, Mesón de Fierro, Pampa Landriel, La Clotilde y Tigra, fueron las localidades más afectadas con más de 300 mm de agua.

Tomando los últimos 30 años para el periodo que va del primero de enero hasta el 22 de abril, el promedio de lluvias acumuladas es de 550 mm. Pero en el 2019, en esos 112 días llovieron entre 900 y 1.100 mm, el doble de lo histórico para toda la provincia.

En cuanto a la producción, ha sido un ciclo muy complejo. Durante la implantación de soja, las lluvias imposibilitaron que se siembren 100 mil hectáreas. Luego, durante enero provocaron la pérdida de 35 mil hectáreas implantadas.

Pero a pesar de las condiciones extremas, enero con lluvias casi todos los días y febrero con altas temperaturas, el cultivo había salido adelante. Los primeros lotes cosechados sorprendían, los sembrados más temprano mostraban rindes de 38 quintales y algunos cuadros superaban los 40. Incluso en los lotes afectados por inundaciones los resultados que se esperaban eran de 30 y 35 quintales por hectárea.

Lee también: Un desastre con alto impacto productivo en Chaco

Previo a las precipitaciones, habían alcanzado a cosechar 30 mil hectáreas de soja, cuyos rindes eran excelentes y prometían seguir subiendo la producción nacional, pero el fin de semana, cambió todo.   

Actualmente, sostienen desde la Bolsa, es muy difícil tener una idea del impacto productivo, las pérdidas de rinde y superficie apta de cosecha son imposibles de calcular. Aparte, con la caminería tan afectada, es muy difícil saber cuándo va a poder volver a reanudarse la cosecha.

Ante esta situación inédita de lluvias, la cosecha ha quedado envuelta en una vulnerabilidad extrema. Quedan pendientes unas 465 mil hectáreas de soja. Se prevén pérdidas de calidad en las sojas de primera que ya se encontraban listas para cosechar.

Lamentablemente, los pronósticos no son alentadores y la situación puede volver a complicarse por nuevas descargas. Entre hoy miércoles y el viernes se esperan lluvias que podrían estar en el orden de los 30 a 50 mm. Y aunque son lluvias moderadas, frente a la extrema gravedad de lo que ha ocurrido, cada milímetro es un gran problema para el área.