ECONOMÍAS REGIONALES

La industria azucarera, ante un "terremoto" financiero y económico

Lo aseguró Catalina Rocchia Ferro, presidente de Bioenergética La Florida. "Es una pena que no tengamos seguridad jurídica", enfatizó.
7 de Mayo de 2019

 "La industria (azucarera) está atravesando un terremoto", aseguró Catalina Rocchia Ferro, Presidente de Bioenergética La Florida, de la Compañía azucarera Los Balcanes. La frase seguramente hará eco en los pasillos de la Secretaría de Energía un par de días después del inicio de la primera zafra azucarera del año, en la provincia de Tucumán.

Con la tradicional misa de bendición de frutos, la principal fábrica alcoholera de la región comenzó su molienda con una fuerte apuesta en la generación de energías verdes. "Se invirtieron más de 20 millones de dólares, para hacer realidad nuestro compromiso ineludible con la sustentabilidad, e iniciar nuestro camino a hacia la competitividad respecto a la producción de bioetanol; estamos convencidos que los biocombustibles y la cogeneración de la energía eléctrica son los únicos caminos para lograr una industria azucarera prospera y pujante" afirmó Jorge Roccia Ferro, Presidente de Los Balcanes.

En diálogo con ámbito.com, Catalina Rocchia Ferro, Presidente de Bioenergética La Florida, aseguró que "la industria está atravesando un terremoto, nuestro mayor inconveniente es el precio fijado de etanol, la falta de financiamiento, las tasas elevadas y la falta - en definitiva - de capital de trabajo debido a que el precio de bioetanol y el precio de la bolsa de azúcar que está deprimido".

El ingenio La Florida nació en la provincia de Tucumán en 1894, de la mano de Pedro G. Méndez, quien encabezó junto a un grupo de inversores la fundación de la empresa. Rápidamente se convirtió en el eje socio-económico a través del cual se desarrolló la comuna con la que comparte nombre y a su vez, se convirtió en la fuente de ingresos económicos de cientos de familias de la región.

El bioetanol es la nafta "verde" del futuro. La industria está pasando del paradigma de la petro química a la alco química. La caña de azúcar es un bosque que se renueva año a año, el cultivo que mayor biomasa genera en todo el mundo y por eso sus capacidades y sus beneficios a nivel energético y medioambiental son enormes. El mayor desafío que tienen los actores del sector es conseguir financiamiento para ampliar las fábricas, la molienda y las destilerías. "Sabemos que la capacidad de crecimiento es enorme, no sólo a través del biocombustible sino también con la generación de energía eléctrica", afirma Rocchia Ferro.

Falta de apoyo y contexto adverso

"No sentimos apoyo a las industrias regionales. Nuestra cadena de valor está deprimida porque nuestros productores cañeros se ven directamente afectados por el contexto. Reitero, este año estamos iniciando la zafra dentro de un terremoto financiero y económico", enfatizó la empresaria y continuó: "Necesitamos previsibilidad. En primera instancia jurídica, en nuestro caso a través de una formula estable que fije el precio del etanol para que sepamos que nuestras inversiones transitan terreno firme y son sostenibles y rentables en el tiempo. Los precios de los insumos aumentan constantemente, la inflación hace cada vez más difícil producir, las tasas suben y necesitamos que bajen, porque los precios de nuestros productos siguen estando desactualizados. El precio del bioetanol debe ser equitativo para que las petroleras puedan seguir tomándonos el producto y para que nosotros no produzcamos a pérdida. De la industria azucarera dependen más de 200.000 familias. El efecto multiplicador que genera es inmenso. Por eso es necesario que todos los actores involucrados puedan generar utilidades relativas y responsables. Necesitamos además, que el Gobierno entienda que sin financiamiento es difícil que una empresa - cualquiera sea - crezca".

El corte de la polémica

Días pasados, la subsecretaría de hidrocarburos sacó una resolución que deja sin efecto los procedimientos para la determinación de precios de compra del bioetanol elaborado a base de caña de azúcar y de maíz, una medida muy cuestionada por Rocchia Ferro. "Es una pena que no tengamos seguridad jurídica, ya que todos nuestros flujos de fondos proyectados estaban atados a una ley que de un día para el otro dejaron sin efecto sin darnos mayores explicaciones. Esto atenta directamente sobre las inversiones futuras y en concreto contra la industria azucarera que necesita en su totalidad diversificarse".

La medida, según denuncian la empresaria, "significa que tenemos que producir a perdida y que no tenemos seguridad financiera o jurídica al dejar sin efecto inversiones que se podrían haber hecho en el marco de dicha ley. Inversiones que son mejoras para nuestras empresas".

El aumento del corte de etanol que fijó el Gobierno fue, primero, del 10% y luego paso al 12%. "Consideramos que puede seguir aumentando en tanto tengamos la seguridad de que estas inversiones van a ser redituables para que todos en el sector se vean beneficiados. Además, consideramos que la energía verde es la que va a primar en el futuro", sentenció Rocchia Ferro.

Por su parte, Catalina Lonac, vicepresidente de Los Balcanes, fue más dura aún contra el Gobierno: "nos han pedido que ganemos poco, ganamos poco; nos han pedido que no ganemos, no ganamos; nos han pedido que fabriquemos a pérdida y lo hemos hecho, no nos pidan más porque no podemos más. Queremos entender al gobierno nacional, queremos que le vaya bien, pero también queremos que nos dé una señal de hacia dónde estamos yendo. Necesitamos un gobierno nacional moderno, ágil y barato, que nos haga crecer como país a través de la generación de empleo" concluyó.

Fuente: Ámbito Financiero