SANIDAD

Langostas: mantienen acciones coordinadas para controlar la plaga

El trabajo en conjunto del Gobierno tiene como objetivo frenar la manga que puede afectar a la actividad agrícola en forma directa y a la actividad ganadera de forma indirecta, alimentándose de los recursos forrajeros y producir daños, también, en la vegetación nativa.
24 de Junio de 2020

 A fines de mayo, de manera similar a lo ocurrido en los años 2019 y 2017, se produjo una nueva invasión de langostas a la Argentina. Las mangas ingresaron desde Paraguay.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agrolimentaria (Senasa) emitió el primer alerta el 11 de mayo, tras recibir un aviso de su par paraguayo, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), informando sobre una manga que volaba con dirección sur hacia la frontera argentina.

Los equipos del Centro Regional Chaco Formosa del Senasa intensificaron las tareas de vigilancia y la sensibilización del área de frontera. La plaga finalmente ingresó el 21 de mayo y tras estar unos días en Formosa, volvió a Paraguay, para reingresar finalmente a territorio argentino el 28 de mayo.

La langosta es una plaga migratoria, que no reconoce límites ni fronteras y, puede, en un día, trasladarse hasta 150 kilómetros y, por ejemplo, cruzar de una provincia a otra, o incluso de un país a otro en muy pocas horas.

Así, el reingreso a nuestro país de la plaga ocurrió por el Departamento Pilagás, en el este de Formosa, y desde allí continuó avanzando hacia Chaco, Santa Fé, debido al viento norte, y según lo pronosticado por el Senasa el día viernes 19 de junio, cruzó el río Paraná, ingresando a la provincia de Corrientes, donde se encuentra actualmente y en cercanias a la provincia de Entre Ríos.

La manga ya se ha desplazado más de 1000 km desde Paraguay y, si bien es una plaga rural, se convierte en urbana llegando a pueblos y ciudades. No obstante, es necesario destacar que es un insecto que no afecta a la salud de las personas ni de los animales, ya que solo se alimenta de material vegetal y no es vector de ningún tipo de enfermedad.

Puede afectar a la actividad agrícola en forma directa y a la actividad ganadera de forma indirecta, alimentándose de los recursos forrajeros y producir daños, también, en la vegetación nativa.

Para el manejo de la plaga, es necesario un abordaje interinstitucional, público-privado. Por ello, las acciones son definidas por el Programa Nacional de Langostas y Tucuras del Senasa, con los gobiernos provinciales y el sector privado en el marco del Comité Nacional de Crisis.

El Comité se reunió el último 5 de junio, con la participación del Ministro de Agricultura, Ganaderia y Pesca de la Nación Luis Basterra y del presidente del Senasa, Carlos Paz, analizando la situación y definiendo acciones futuras. Asimismo, dias atrás se realizó una nueva reunión con las provincias que tienen cercania a la problemática actual junto al Director de Agricultura, Agustin Perez, y se informó del avance inminente hacia la provincia de Corrientes y el alerta para la provincia de Entre Rios.

Fuente: BCR NEws

Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"