SEMINARIO IPCVA

El desafío de la carne vacuna en el mundo post COVID 19

En el Seminario Internacional del IPCVA, Adrián Bifaretti expuso sobre lo que está pasando en el mercado argentino de carnes.
30 de Julio de 2020

 Que está pasando en el mercado argentino de carnes y cuáles son las acciones de promoción y de comunicación que ha estado encarando el Instituto de Promoción de Carne Vacuna. Ese fue el abordaje en el Seminario Internacional Virtual del IPCVA sobre "El desafío de la carne vacuna en el mundo post Covid-19", a cargo de Adrián Bifaretti, jefe de promoción interna del IPCVA.

Argentina es una sociedad carnívora pero las conductas alimentarias indican que hay un 3% de vegetarianos en nuestro país, un 2% de veganos, y casi un 30% de flexitarianos, es decir gente que por algún motivo está dejando de consumir carne vacuna, está atenuando el consumo de carne vacuna.

Cuando uno hace una matriz o clasifica o, de alguna manera caracteriza a nuestra sociedad, desde el punto de vista de cómo es su compra de carne si es más reflexiva o más impulsiva y como está afectando esta circunstancia que estamos atravesando su nivel de ingresos, queda claro que 7 de cada 10 personas, en estos momentos está teniendo una reducción de sus ingresos durante esta cuarentena, durante esta pandemia.

Y esto lleva a que su actitud de compra tenga tremendamente una racionalidad bien implantada cuando llega al acto de compra y esto es muy distinto a como llegaba otros años, ahora le voy a mostrar algunas diferencias respecto a años anteriores pero lo concreto es que 84% de la población está analizando sus compras de una manera absolutamente racional, de una manera pensada y razonada.

Esta caída de ingresos que yo le manifiesto, cuando uno tiene la posibilidad de analizar cómo se da o como se presenta en los compradores de carne de la carnicería o en los compradores de carne de supermercados como están pudiendo observar un 66% de compradores de carnicería ha visto reducir su ingreso y los compradores de supermercado un 74% han visto bajar sus niveles de ingresos o sea la caída de ingresos parece ser mayor en el caso del segmento de los súper e hipermercados.

Yo les decía que este comportamiento racional de la gente en la compra de carnes ha variado, en el año 2008 el Instituto hizo un estudio de mercado con la empresa XX, hoy XX y en ese momento un 79% de la gente se mostraba racional y un 29% realizaba compras por impulso, esas compras que no están planificadas o pensadas de antemano.

Hoy en día 84% es la racionalidad en la gente y si lo diferenciamos por supermercados y carnicerías, en supermercados hay un menor nivel de ingresos en estos momentos, en compradores de supermercados, en algún momento en el 2008 el 64% de la compra era más razonada, más pensada y hoy 83% de la compra en supermercado es mucho más planificada, esto tiene que ver con esa situación que nos planteaba de disminución de ingreso sobre todo en compradores de carnes en supermercados.

No es de extrañar entonces ¿qué es lo que exige la gente? La gente está buscando ofertas mucho más que antes, esto también uno lo compara y uno llega a una proporción también extremadamente alta de gente que está buscando ofertas, 8 de cada 10 personas e independientemente del lugar de compra, no hay distinción aquí, la proporción más o menos se repite en compradores de carnicerías y compradores de supermercados 8 de cada 10 personas buscando ofertas, es un número verdaderamente llamativo, altísimo.

¿Cómo están respondiendo los puntos de venta? Las carnicerías fundamentalmente y en algunos supermercados también estamos viendo, pero están apareciendo ofertas a lo largo de lo que ha sido la cuarentena y bueno algunas más ordenadas y dirigidas sobre todo a algunos grupos que por su condición de riesgo frente a la pandemia son los que menos salen pero ahí hay un ejemplo de algunas carnicerías del conurbano bonaerense y bueno, a la derecha alguna cuestión más de barrio no es cierto, pero lo concreto es que están apareciendo ofertas de carne a lo largo, han ido apareciendo cada vez más a lo largo de esta cuarentena.

Este estudio de mercado que es un panel on line que lo hacemos cada dos meses y nos permite ir monitoreando los hábitos de la gente en algún momento hemos preguntado qué es lo que hace la gente en cuarentena, cómo asigna su tiempo y más allá de estar con la familia, de trabajar en casa aquellos que les ha tocado trabajar en casa o navegar por internet es una de las mayores asignaciones de tiempo que estamos detectando lo mismo que en redes sociales, el cocinar ha sido una actividad que está muy expandida y está muy arraigada durante estos tiempos de aislamiento social entre los argentinos.

Cuando uno ve el tiempo y lo compara, por ejemplo, con otras actividades, tanto en mujeres como en hombres, porque los hombres también están gastando mucho tiempo, lo hemos medido, en el caso de los hombres se gasta más tiempo en cocinar que en hacer ejercicio, leer, escuchar música, en otras tareas que están descritas acá a nivel general entonces el cocinar es una de las actividades preferidas para matar el tiempo de esta cuarentena por parte de los argentinos.

Por un lado un consumidor, un comprador más eficiente o más racional y también hay un consumidor, el hecho de estar en casa cocinando ha hecho reencontrarse a mucha gente con esta cuestión de cocinar y muchos han optado por diferentes actividades que hacen un uso más eficiente de la comida, ya sea desde el reciclaje como está planteado ahí, de tomar mejores decisiones de consumo, tanto de compras como les decía, ahorrar dinero, el tema del ahorro es muy llamativo como surge este tipo de respuestas en el caso de los centenialls que son las generaciones más jóvenes.

Además aparece con menos intensidad, pero es un 10% de las respuestas también alguien que pretende ordenarse un poco más con la comida y tener una dieta más diversificada.

No es de las respuestas que más han salido, pero también está ahí en la agenda de quien está tratando de comportarse de una manera más racional en el momento de cocinar dentro de la casa.

Hemos comentado cuales son los factores que definen la compra de carne vacuna y es evidente que la relación precio calidad aparece en todos los estratos como los factores más determinantes, lo que les muestro aquí es una filmina en donde está desagregado cuales son las variables más importantes según nivel de ingreso entonces lo que puede observarse es que a medida que el nivel de ingreso disminuye fíjense en menores de 16000, entre 16000 y 25000, bueno, tenemos todo el rango de ingresos hasta más de 150000.

Cuando nos vamos a los niveles de ingresos más bajo la cuestión de precios que es esta primera parte de las barras, es la que más peso tiene en esa decisión de compra, precio, sobre todo y su relación con la calidad.

A medida que crecemos en términos de ingresos a nivel de población, cobran mayor importancia algunas otras cuestiones como pueden llegar a ser la confianza, la cercanía o la practicidad, fundamentalmente estas últimas en las clases de más altos ingresos.

El precio es determinante en Argentina hoy en día en la compra de carne vacuna.

¿Cómo se han comportado los precios? Los precios en líneas generales más allá de ese shock que hubo en el momento cuando todos salimos a buscar, a provisionarnos para lo que se nos venía encima que era esta cuarentena o este aislamiento social.

Más allá de esa subida el precio se ha mantenido estable si se fija esa tendencia de la curva que se viene midiendo o monitoreando semanalmente los precios en la zona del AMBA, han estado bastante estables y en parte tenían que ver con esto que yo les decía un poco juntando estas variables, menor disponibilidad de ingreso de la gente, y aparecer ofertas desde el punto de vista de la cadena, la cadena ha respondido bien al abastecimiento, no ha habido sinceramente problemas de desabastecimiento o sea que el precio ha quedado bastante estabilizado a lo largo de las últimas semanas, estamos hablando de que el precio del día es prácticamente el mismo o incluso menor al de cuando inició la cuarentena.

No sólo incide en esto el ofrecimiento de oferta de la carne vacuna, aquí hay dos jugadores muy importantes que son el cerdo y el pollo, en donde también participan del mercado obviamente y todo lo que tiene que ver con el ofrecimiento de nuevas ofertas sobre todo en los grupos más vulnerables de la población como les mostraba está teniendo cabida el consumo de estas carnes alternativas y de hecho esto está planteando alguna situación de sustitución de carne vacuna por estas carnes e inclusive también otros alimentos.

Un 65% de la gente hoy en día está diciendo en Argentina que está teniendo algún comportamiento en donde está dejando de lado parte de consumo de carne vacuna y está empezando a consumir otro tipo de carne y otros alimentos quizás la sustitución más importante como ven ahí se está dando por pollo, deja de consumir carne y un poco más de pollo.

37% de la gente está diciendo que se enrola dentro de ese comportamiento.

Un 7% lo plantea desde la sustitución por cerdo y un 15% come menos carne vacuna y lo reemplaza por otro tipo de alimentos.

Esto es un poco para que tengan ustedes una idea de cómo se está dando el fenómeno de sustitución de carne vacuna en nuestro país.

Cuando analizamos el patrón de compra durante esta cuarentena en líneas generales no se ha alterado lo que es la distribución minorista en nuestro país, la carnicería sigue teniendo un rol preponderante, casi 60% si uno hace números redondos, los supermercados e hipermercados un 30%, después hay otros negocios como autoservicios chinos o pollerías con menos porcentaje y un incipiente 2% que algunos podrán minimizarlo pero un 2% de venta de carne online en la Argentina la verdad que es un número que empieza a adquirir un significado cuando en la Argentina estamos hablando de un sistema muy conservador en la distribución de venta minorista de carne por lo tanto ese 2% creo que hay que resaltarlo en su justa medida.

El hombre comprador designado, hemos visto ante la cuarentena las mujeres han estado más guardadas en casa, más preservándose o exponiéndose menos a la posibilidad de contagio, los hombres han salido más, hay más compra frecuente de hombres que de mujeres en esta cuarentena o aislamiento.

Los puntos de venta tradicionales han tomado sus precauciones para tratar de evitar contagios, han hecho por un lado el cumplir el distanciamiento adentro de los puntos de venta, han implementado muchos servicios de delivery justamente para evita que la gente vaya a los puntos de venta.

La preferencia de los argentinos por la compra de carne sigue siendo la preferencia por los cortes en fresco, pensábamos que por ahí empezaba a darse un aumento de la carne al vacío, no solo como un fenómeno ligado a los supermercados sino como un fenómeno que muchas carnicerías empiezan a trabajar, bueno, esto probablemente puede llegar a tener un crecimiento en los últimos años, por ahora, por ahora, es muy incipiente, la preferencia es por la carne fresca y la carne en bandeja.

Como no nos estamos moviendo en cuarentena para comprar carne, en líneas generales el argentino ha respetado la cuarentena, 8 de cada 10 personas se ha movido hasta un radio de 1o cuadras para comprar carne, o sea, no ha ido más allá del lugar de donde le toca hacer la cuarentena para comprar carne y sólo 3 de cada 100 personas pueden haber tenido un comportamiento como el mal ejemplo que estamos viendo, que han roto la cuarentena para comprar carne y han terminado violando las cuestiones de aislamiento.

Más allá de que la hemos respetado, 7 de cada 10 personas siguen comprando en el lugar que compraban habitualmente pero 3 de cada 10 personas han tenido que cambiar justamente para respetar la cuarentena y esto ha llevado a cambios de formatos, de pasarse de carnicerías a supermercados o de supermercados a carnicerías o como está planteado aquí, probablemente el cambio más grande se haya dado en el formato de supermercado, probablemente gente que antes iba con su auto, se movía a unas cuantas cuadras e iba a un hipermercado, un supermercado de más escala, hoy en día termina por ahí en un supermercado más de proximidad, más cercano a su casa, este probablemente ese 14% que ustedes ven es el cambio más marcado.

Este tiene algunas diferencias también, nosotros lo hemos medido en función de las zonas, en función de los territorios, no es lo mismo Capital Federal que GBA y el resto del país, pero en líneas generales este es el comportamiento y ahí hay un 4% de compra online y delivery. Si al online que yo le mostraba hoy le sumamos el uso de delivery ese porcentaje también empieza a ser importante.

La web y las redes sociales hoy en día están mostrando una gran capacidad de reacción y flexibilidad de los puntos de venta tradicionales, de repente muchos negocios que trabajan siempre del lado de la informalidad han tenido que adaptar sus mecanismos de cobranza y han tenido, justamente por esta circunstancia, que volcarse para facilitar el pago por medios online a la gente y esto se puede ver en muchas carnicerías o puntos de venta tradicionales, esto que ven ustedes son cuestiones sacadas de Instagram de carnicerías muy tradicionales, no estamos hablando de grandes carnicerías.

Lo que ha permitido también las redes sociales es por ahí tener una comunicación más personalizada, esa que se da por ahí a través de un mostrador en un punto de venta común, hoy en día esto se traslada al Whatsapp y aquí hay un claro ejemplo, desde plantear que se necesita hacer un pedido, tener un poco ese ida y vuelta o feedback entre el carnicero y la gente y bueno, estar permanentemente en contacto para que este pedido pueda ser tomado, ahí hay una elevada personalización de la comunicación.

Algunas carnicerías también han visto la oportunidad de educar más al consumidor, en este caso es una carnicería que lo que le propone a la gente, a sus clientes es enseñarles un poco una despostada en vivo y en directo, fíjense hay casi 500 personas siguiéndolo a través de redes sociales, y el carnicero lo que está planteando es de donde salen los distintos cortes y para que se pueden utilizar los distintos cortes, entendemos que a futuro estas cuestiones van a ser cada vez más importantes, este ida y vuelta de carnicerías y clientes.

Las redes sociales permiten también un termómetro y un radar porque justamente hay un ida y vuelta y hay una devolución por parte de la gente, si la carne que se llevó esa gente terminó en un buen asado, en una buena comida, esto de alguna forma es un ida y vuelta con la carnicería y sabe si está teniendo satisfacción de parte de los clientes y además sirve como un radar, lo que tienen las redes sociales es que muchas cuestiones públicas permiten ver, justamente que están haciendo los que están alrededor, un carnicero de determinada zona puede saber si a su alrededor hay alguien que está trabajando de la misma manera justamente con sus clientes así que esto también es un fenómeno que estamos viendo probablemente acentuado muchísimo, muchísimo a partir de la pandemia.

Estas cuestiones que les planteo desde las redes sociales y viendo lo que está pasando con el tema de ida y vuelta de puntos de venta y consumidores de carne, nosotros estamos acompañando desde el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna fundamentalmente se hizo cuando esto arrancó, con una campaña de comunicación que ustedes tienen el mensaje, "el asado con amigos puede esperar" es la esencia de esta campaña y el línea con el "quédate en casa", el instituto trabajó estas acciones de comunicación que quiero resaltar, son responsabilidad también de Luis Fontoira que es el encargado de comunicación del instituto.

Se ha duplicado, triplicado las visitas a la página de carne argentina, esto es un dato, más allá que hay mucho movimiento en internet y en las redes es un dato importantísimo desde el punto de vista del tráfico que se ha logrado en la página de carne argentina.

Ha sido un momento también para destacar todas las funciones de defensa que provee la carne en una situación complicada como la que atravesamos, reafirmar todo lo que significa la carne vacuna en la mejora, la defensa del sistema inmunológico.

Esta cuestión de las recetas no solo simplemente recetas, trabajamos aquellos cortes que no han tenido un demanda habitual en el caso de la gente, se ha focalizado esta promoción en algunos cortes de menor salida, en este caso algunos ejemplos, paleta, osobuco, se aprovecha también que la gente tiene más tiempo en la casa justamente también para aquellos cortes que requieren más tiempo de cocción y también lo que se ha trabajado es con Locos por el Asado que ustedes deben conocer que es una comunidad muy grande en Argentina de consumidores de asado con un efecto importantísimo de visualizaciones. Cada capítulo puede llegar a tener un nivel de 300000 visualizaciones.

Esto no es una acción nueva del IPCVA, los capítulos más viejos del instituto en Locos por el Asado pueden llegar a tener más de 20000000 de visualizaciones, o sea que es un número para que tengan en cuenta como se está trabajando a nivel de internet y de redes sociales.

Etiquetas:
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"