Agroindustria

Los impuestos no dejan despegar a la soja

La presión tributaria aumentó un 64% en los últimos dos años, La cadena estimó que la producción puede pasar en los próximos años de los 44 millones de toneladas actuales a los 70 millones.
Diario BAE
22 de Noviembre de 2021

La cadena de valor sojera estimó que la producción puede pasar en los próximos años de los 44 millones de toneladas actuales a los 70 millones, y sostuvieron que un obstáculo que frena este impulso es la presión tributaria, que aumentó un 64% en los últimos dos años, según economistas privados.

Al comparar la última década, Brasil pasó de 68,7 millones de toneladas a 135,9 millones de toneladas, mientras que nuestro país se estancó en torno de 50 millones durante ese lapso.

Este freno de mano en la producción de la oleaginosa impacta en los números de la capacidad instalada. En la actualidad, el complejo sojero calculó que la capacidad ociosa de la industria es de 35%. El polo de molienda de las terminales portuarias rosarinas puede procesar hasta 70 millones de toneladas anuales, pero finalizará el 2021 apenas arriba de los 40 millones. Los principales competidores de Argentina aprovechan mejor sus plantas, que son más eficientes debido la menor capacidad instalada.

Brasil trabaja al 86% y Estados Unidos al 81%.

De acuerdo con la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), ese año la industria molió 39 millones de granos, exportó 7 millones y separó 6,5 millones para balanceados y semillas.

De ese procesamiento, 29,8 millones de toneladas de transformaron en harina y 7,6 millones en aceite, que a su vez permitió obtener 1,5 millón de toneladas de biodiésel.

La industria sostiene que esta combinación de alta capacidad ociosa y presión tributaria impide el despegue de la soja.

Según calculó David Miazzo, economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), este cultivo presenta una carga tributaria de 46%. De ese total, un 73,5% se justifica por las retenciones y un 19,9% corresponde a Ganancias. "Así, por cada dólar que gana el productor, debe pagar 5 dólares por impuestos", señaló, en el marco de una jornada organizada por ACsoja, entidad que nuclea a la cadena de valor del cultivo.

El economista también midió la evolución de la cotización internacional de la oleaginosa y, en paralelo, cómo avanzó la carga tributaria. El precio en Chicago pasó de registrar un promedio de USD364,9 a USD533,4 entre 2019 y 2021, una suba de 46%, en tanto que el incremento impositivo para los productores trepó al 64%. Al tomar la incidencia de los impuestos, sin contar los derechos de exportaciones, Ganancias representa un 75%, el Inmobiliario Rural un 8,7% y el Impuesto sobre los Créditos y Débitos en Cuentas Bancarias un 5,4%.

En este contexto, FADA tomó como base una tonelada de soja industrializada a un precio FOB de USD564 y calculó la participación del Estado en los tres niveles. Un 69% corresponde a impuestos nacionales no coparticipables y un 25% a tributos nacionales coparticipables. El resto se divide en un 5% de impuestos provinciales y 1% de municipales.

En derechos de exportación, el complejo sojero tributa un 33% en las ventas externas de granos y un 31% en los despachos de subproductos, como la harina, el aceite y el biodiésel.

Por Andrés Lobato

Etiquetas:
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"