Economia

Denuncian que se evade 50 % en la cadena de la carne

Tres de cada cuatro kilos de carne son vendidos con algún nivel de informalidad, 1 de cada 3 pesos no es facturado en la cadena de valor, y de allí que se considere que el 50% de los impuestos y tasas son evadidos.
11 de Noviembre de 2022

La informalidad en la cadena de la carne bovina es muy alta. De acuerdo con el trabajo de investigación realizado por la consultora Bain & Company en 2018, la última estimación disponible, alcanza hasta un 50% en términos de evasión impositiva.

Resolver el problema estructural de la informalidad es la llave que abrirá el grifo de las inversiones, mejorará la producción y las exportaciones, y generará más puestos de trabajo formales para aportarle al menos un punto de crecimiento al Producto Bruto Interno. Una industria más eficiente permitirá que los consumidores tengan acceso a un producto a menor precio y con mayores garantías sanitarias.

Tres de cada cuatro kilos de carne son vendidos con algún nivel de informalidad, 1 de cada 3 pesos no es facturado en la cadena de valor, y de allí que se considere que el 50% de los impuestos y tasas son evadidos.

La informalidad no solo afecta al Estado Nacional vía la evasión del pago de impuestos. También afecta al consumidor que es víctima de un doble estándar sanitario que lo desprotege. Un frigorífico que opera en la informalidad tiene 30% menos de trabajadores como resultado de omitir tareas que garantizan la seguridad e inocuidad del producto, y la tercera parte de consumo de agua por recortar tareas rutinarias de limpieza y desinfección.

Además, para acelerar el proceso de producción e incrementar artificialmente la capacidad de faena, aplican menos de 24 horas de refrigeración de las medias reses, ahorrando un 50% en el consumo de energía eléctrica. Es una maniobra que pone en riesgo a los consumidores. Y, por último, los que están fuera de las normas carecen de cualquier tipo de instalación para el tratamiento de efluentes, provocando un alto impacto ambiental negativo

Si pudiéramos superar ese ineficiente sistema de distribución por medias reses podemos avanzar también en la lucha contra la informalidad. Lo que está en juego es la posibilidad de hacer más eficiente el mercado, aumentar el empleo y proteger los derechos de los trabajadores y de los consumidores.

En condiciones competitivas, con cumplimiento de las normativas para todos los actores de la cadena podrían darse inversiones cercanas a los U$S 2.500 millones de inversión en capital físico. Este proceso de ampliación de la participación de la industria formal en el negocio permitirá crear más de 40 mil puestos de trabajo en blanco en la industria frigorífica.

Para desarrollar la cadena de la carne bovina en nuestro país debemos atacar la informalidad en todos sus aspectos. La distribución por medias reses es uno de los grandes focos de informalidad, por eso apoyamos el troceo como una etapa transitoria y de adecuación hacia la comercialización por cortes en el mercado interno.

Con un sistema de distribución de cortes envasados se garantizará la trazabilidad, seguridad e inocuidad del producto y el pleno cumplimiento de las regulaciones sanitarias, tributarias y la legislación laboral, permitiendo dar un salto de calidad al producto carne argentina tanto ante la mirada de nuestro principal comprador, los argentinos, como para crecer y desarrollar la marca país en los más variados y exigentes mercados externos.

Hablamos de 40.000 nuevos puestos de trabajo, U$S 2.500 millones de inversiones y un producto más seguro para los consumidores y con personas trabajando en condiciones dignas. Del otro lado, la informalidad. Tenemos muy claros nuestros objetivos y los valores que se enfrentan en este debate.

Etiquetas:
Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"