BIOTECNOLOGÍA

Biotecnología aplicada a los hongos: ¿el futuro de la industria sostenible?

Expertos sostienen que la biotecnología fúngica es un motor de innovación y crecimiento para una variedad de industrias y puede ayudar a transformar nuestra economía petrolera en una economía de base biológica.
3 de Junio de 2020

 ¿Cómo podremos alimentar a 10 mil millones de personas en un futuro no muy lejano sin causar daños ambientales generalizados? ¿Cómo podemos dejar de usar petróleo y aún así poder continuar fabricando los productos de la industria química?

Estas son solo algunas de las preguntas que enfrenta la humanidad hoy en día. Muhcas de las respuestas potenciales a estas preguntas se pueden encontrar en los últimos desarrollos en biotecnología fúngica, que ahora se pueden leer en un libro blanco titulado «Growing a circular economy with fungal biotechnology» (Creciendo una economía circular con biotecnología fúngica).

Los expertos están totalmente de acuerdo en que la biotecnología fúngica es un motor de innovación y crecimiento para una variedad de industrias y puede ayudar a transformar nuestra economía petrolera en una economía de base biológica. Invertir en esta tecnología futura permitirá un cambio sostenible en la forma en que vivimos y trabajamos.

La bioeconomía es el tema del Año 2020 de la Ciencia del Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania.

«Hay unos seis millones de tipos diferentes de hongos en todo el mundo, cada uno de los cuales tiene sus propias características específicas», explica Vera Meyer. «Algunos de estos nos ofrecen hoy una oportunidad única para desarrollar un tipo de economía innovadora completamente biológica y que esté firmemente comprometida con los principios de una economía circular y sostenible».

Meyer publicó el libro blanco junto con el investigador Philipp Benz y otras figuras clave dentro de EUROFUNG. El documento técnico es el resultado del segundo Think Tank internacional EUROFUNG que Meyer organizó en la Universidad Tecnológica de Berlín en octubre de 2019. El foco estuvo puesto en la investigación de usos industriales de hongos y el desarrollo de nuevos procesos de producción para productos bioeconómicos.

Alimentos, medicamentos, envases y textiles

«Muy pocas personas son conscientes de que los hongos juegan un papel importante en la producción de enzimas para una serie de industrias», explica Benz. "Estos incluyen la producción de alimentos, detergentes, papel, combustible, medicamentos y otros productos de las industrias química y farmacéutica. Como tal, nuestro estilo de vida actual es impensable sin la biotecnología fúngica, incluso si la mayoría de las personas no son conscientes de esto".

«Por eso es aún más importante que describamos en detalle en nuestro libro blanco las posibles innovaciones disruptivas en biotecnología fúngica que podemos esperar en los próximos años», agrega Meyer. "Lo vemos como un escenario realista de que será posible en el futuro cercano producir textiles, embalajes, muebles e incluso materiales de construcción utilizando hongos. En otras palabras, sobre la base de materias primas vegetales renovables de la agricultura y la silvicultura».

La biotecnología fúngica es un motor de innovación

El desarrollo de nuevos productos y procesos de producción es extremadamente complejo y requiere un intenso trabajo interdisciplinario y una inversión sustancial. Como tal, uno de los objetivos del libro blanco es hacer que el público en general, los docentes, los encargados de la toma de decisiones en política e industria, así como los investigadores de otras disciplinas sean conscientes del potencial de innovación futura de la biotecnología fúngica.

El documento técnico hace particular foco en cómo la biotecnología puede contribuir a alcanzar 10 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas mediante el desarrollo de más productos basados en este recurso. Estos objetivos incluyen la producción de alimentos suficientes para alimentar a la población mundial, agua limpia, energía limpia y asequible a partir de recursos renovables, así como la protección del clima.

Para dar un ejemplo: la producción de un kilo de algodón requiere 10.000 litros de agua. La misma cantidad de textiles producidos a partir de hongos solo requiere 100 litros. Los compuestos biotecnológicamente producidos a partir de hongos y biomasa vegetal, como paja o astillas de madera, se pueden usar en la industria de materiales de construcción y emiten mucho menos CO2 durante la producción que los materiales de construcción convencionales como el concreto. Tienen el beneficio adicional de que también se pueden compostar después de su uso.

Fuente: Biotecnología 

Suscríbase para recibir notificaciones importantes
CHACRA desea enviar noticias de primerísima mano.
Para aceptar basta con hacer click en el botón "Permitir"