Editorial

 Clima: esta será una semana difícil

Se esperan temperaturas muy altas sobre cultivos estresados y suelos con escasa humedad. Recién sobre el final de la semana hábil habría algunas lluvias y no en todas las zonas.
Claudio Gianni
5 de Diciembre de 2022

Se esperan temperaturas muy altas sobre cultivos estresados y suelos con escasa humedad. Recién sobre el final de la semana hábil habría algunas lluvias y no en todas las zonas.

Todo el agronegocio global está siguiendo con lupa lo que ocurre en la Argentina, y no solo por el llamado dólar soja y su impacto en el mercado de Chicago, sino también por las crecientes complicaciones climáticas que enfrenta el líder mundial de las exportaciones de aceite y harina de soja. Mientras el primer factor deprime los precios, el segundo puede darle un importante impulso alcista a las cotizaciones internacionales, muy a pesar nuestro.

A las puertas de una semana climáticamente muy difícil, los datos previos son alarmantes. Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires la siembra de soja tiene un atraso de 17 puntos porcentuales en promedio, aunque hay zonas del país con una demora de hasta 37 puntos porcentuales. Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario reporta 1.5 millones de hectáreas de soja entre regulares y malas, el 35% de la oleaginosa sembrada en la zona núcleo. Del poco maíz temprano que se alcanzó a sembrar, la mitad está regular. "Se necesita pronto una lluvia para frenar la caída productiva. Hoy el potencial de la soja de primera es 1 tonelada inferior solo por el atraso en la fecha de siembra", dicen desde GEA.

Y podría complicarse más, porque a partir de diciembre en la zona núcleo las pérdidas de potencial son importantes. Además, se necesitarán muchos milímetros llegados desde el cielo para pretender un resultado mínimamente aceptable y eso por ahora no aparece en el radar.

En este contexto, se prevé una ola de calor en gran parte de la principal región productora de Argentina a partir de este lunes, lo que haría que las condiciones de sequía empeoren. Los especialistas advierten que según el modelo GFS nuestra región será una de las más calientes del planeta. Muy difícil para los castigados maíces tempranos y la soja emergida o por emerger. Incluso avanzar con la implantación del maíz tardío se va haciendo cuesta arriba. Es de suponer que el gobierno habrá tomado debida nota de lo delicado de la situación, al menos para replantearse su voracidad impositiva.

Algunas lluvias se han movido a través de Argentina recientemente, pero no han podido cambiar la situación de los perfiles en muchas de las zonas de producción. De acuerdo con los especialistas de DTN, ahora las temperaturas se dispararán muy por encima de lo normal para esta época del año. Las anomalías serán de 5 a 11 ºC por arriba de las marcas habituales, con lecturas diarias en la mitad norte del país acercándose o superando los 40 C.

Dado que la humedad del suelo continúa siendo escasa, el calor en expansión minará lo poco que está disponible para las plantas y continuará causando estrés y posibles daños. Paralelamente también seguirá retrasando la siembra.

Según la consultora, los modelos de más largo plazo continúan apuntando a un escenario de sequía en el país durante todo diciembre y probablemente hasta enero. Con poca lluvia y escasa humedad en el suelo, las olas de calor también seguirán siendo una preocupación. Las perspectivas para la producción de cultivos de la Argentina continuarían cayendo hasta tanto la situación climática experimente algún tipo de reversión significativa. Hacia el final de esta semana habría lluvias en una parte de la Región Pampeana, que difícilmente alcancen para generar ese proceso.

Decíamos recientemente que la salida de La Niña estaba prevista para la última parte del primer trimestre de 2023, pero que los especialistas indicaban que no iba a retirarse sin causar nuevos daños. Parece que por ahí viene la cosa.

Etiquetas: